Menú Cerrar

ARGENTINA. El 3% de los productores se están quedando con el 85% de la soja.

 
La “Marcha Federal” se inició entre el lunes y el martes en diferentes ciudades del país, confluyó en Rosario el miércoles y llegó a la Plaza de Mayo el jueves al mediodía.

Con la consigna de evitar que las grandes empresas avancen sobre los pequeños y medianos productores del interior, finalizó esta tarde en Plaza de Mayo la "Marcha Nacional por el Desarrollo Rural y los Pueblos del Interior" organizada por la Federación Agraria Argentina (FAA).
La Marcha Agraria convocada por Federación Agraria Argentina terminó en Plaza de Mayo al mediodía en donde fueron convocadas otras organizaciones agrarias representativas de pequeños y medianos campesinas y chacareras.

A este acto concurrieron las columnas que vinieron desde Jujuy, Córdoba, Tucumán, Misiones, Corrientes y Entre Ríos. Se sumó el Distrito 6º, del Centro Sur de Santa Fe, donde predominan chacareros que adhieren a la agrupación interna Chacareros Federados, grupo opositor a la conducción oficial de FAA surgido en épocas en que dirigía Volando y Bonetto.

Pasado el mediodía los manifestantes se concentraron en la Plaza de los Dos Congresos, donde representantes de Entre Ríos repartieron mandarinas entre la gente que manifestaba su solidaridad con la protesta.
Los pequeños y medianos productores agropecuarios marcharon por Avenida de Mayo hasta Plaza de Mayo, donde se ofrecieron varios números musicales y se escuchó el discurso del Presidente de FAA, Eduardo Buzzi.
“Esta organización recuerda sus 95 años, desde esa autonomía tenemos autoridad para hacer las cosas bien”, sostuvo Buzzi. Hizo referencia a la deuda del Banco Nación que todavía no se terminó y específicamente al sistema tributario distorsivo que existe hoy, “las grandes corporaciones son las que tendrían que pagar”.
Por otro lado, habló de la idea de la realización de un proyecto para evitar la extranjerización de la tierra y señaló que para eso es fundamental el apoyo a los pequeños y medianos productores, que en muchos casos deben resignarse a ver cómo desparecen los pueblos en los que trabajaron toda la vida.

Comparte esto..

Deja un comentario