UE. Nota de ANCOPORC sobre bienestar de los cerdos

UE. Nota de ANCOPORC sobre bienestar de los cerdos

“Hay cuatro cosas que no pueden ser escondidas durante largo tiempo: la ciencia, la estupidez, la riqueza, la pobreza”
Cuando leemos noticias como “granjeros holandeses tendrán que facilitar juegos de distracción a los cerdos” anunciado por el Ministerio de Agricultura holandés y que deberá aplicarse a partir del próximo 1 de julio, dejando libertad a los granjeros para escoger los juegos que creen convenientes. Ya se han puesto en marcha importantes diseñadores holandeses para idear colores y formas para que distraigan a los cerdos.

La verdad es que jugar es una necesidad y un derecho inalienable sobre todo para los niños porque asi lo sienten y lo necesitan para su desarrollo, esta noticia nos llega directamente a nuestro corazón e inteligencia cuando 250 millones de niños en el mundo están obligados a trabajar en lugar de jugar, aprender y distraerse.

La infancia constituye un 30 % de la población mundial y por desgracia la mitad esta condenada a trabajar y no sabe lo que es un juguete.

La legislación comunitaria sobre el bienestar animal es copiosa. Bruselas ha aprobado en las ultimas décadas numerosas directivas para garantizar unas normas mínimas de seguridad y bienestar de los animales, tanto durante la cría, como en el transporte e incluso para el momento del sacrificio.

Para el caso concreto del cerdos, la directiva data de 1991, pero ha sufrido varias modificaciones para mejorarla, adaptarla y hacerla más estricta. En noviembre de 2001, la Comisión modificó el anexo de esta directiva para incluir varias exigencias técnicas con el objetivo de mejorar las condiciones de esos animales en procesos de cría intensiva.

La parte más chocante de esta Legislación es que se debe de proporcionar alguna distracción para que los animales se encuentren más felices, aunque en este sentido nos queda un largo camino por descubrir y los científicos están trabajando sobre el tema para establecer las mejores condiciones para el bienestar de los animales.

Ancoporc hace algunos meses ya escribió un árticilo titulado “ Porcino con pelotas: ¿Quien dijo que los juguetes eran solo cosa de niños?”. Cuando el Gobierno inglés obligó a los granjeros británicos a poner a disposición de sus cerdos balones de fútbol, pelotas de baloncesto u otros artilugios con los que los gorrinos puedan entretenerse y matar el aburrimiento. Y ¡ay! Del ganadero que desatienda el bienestar emocional de sus marranos y les prive de sus merecidos juguetes: podrá ser condenado a pagar una multa de hasta 2.500 libras, unos 3.790 Euros.

Todo, gracias a la muy peculiar interpretación que las autoridades de Reino Unido han hecho de una directiva de la UE.

En el año 2003 la propia Comisión Europea desmintió que los cerdos pueden tener juguetes en las granjas a la raiz de la decisión del Ministerio Británico, según David Byrne “ ningún agricultor tendrá que comprar juguetes para sus cerdos”.

Podríamos citar también otras afirmaciones procedentes de organizaciones ecologístas que dicen “ se está trivializando un tema tan serio como son las condiciones de vida de los animales”, “ tiene muy poca idea de lo que es un cerdo, y es probable que los únicos que hayan visto hayan sido en las tiendas de juguetes. Lo que se proponen es una nefasta interpretación del espíritu y sin duda la letra de la ley europea”

Neville Meeker, un criador de cerdos del oeste de Inglaterra, respecto a la nueva normativa, “todos los granjeros con los que he hablado piensan que es disparatada”, añadía. “En Gran Bretaña la inmensa mayoría de los cerdos viven en el exterior, donde tienen espacio y comida suficientes para ser felices. No veo la necesidad de darles juguetes”, se quejaba, por su parte, Alison Hart, propietaria de una granja de cerdos en Somerset.

Estas son algunas de las opiniones que se pueden manifestar respecto a proporcionar juguetes a unos animales tan dignos como son los cerdos. La cuestión pienso que no es si juguetes “si” o juguetes “no”, si no, si realmente estamos llevando el bienestar hacia una espiral sin fin donde la reglamentación existente tanto para granja, transporte y sacrificio muchas veces lo que menos deja opción es a la verdadera preocupación por un buen bienestar de los animales o bien- estar de los mismos ( Welfare/Well-been ).

Nuestra sociedad es tan desarrolla y tiene las mismas preocupaciones etico morales que cualquier otra del mundo pero debemos ser conscientes que una reglamentación sin sentido y no basada en pilares científicos es difícil de llevar a la práctica y que debemos establecer prioridades en los derechos fundamentales sin detrimento de otros derechos y cuidado hacia los animales.

Demos un juguete a esos niños del mundo que tanto lo necesitan ¿ Has tenido un juguete cuando eras niño?¿has sido niño alguna vez?.