Menú Cerrar

Cómo fue la producción porcina latinoamericana en 2017?

Asociación Departamental de Porcicultores de Santa Cruz (Bolivia)

Diferentes asociaciones e institutos de países del Conosur analizan la situación de la porcicultura en cada uno de ellos y brindan un panorama sobre el año que comienza. Imposible hablar del mercado del cerdo sin por lo menos dar una breve perspectiva de la actividad porcina del gigante asiático: China.

1.- Qué puntuación realizaría respecto de lo que fue la Producción Porcina Nacional en el primer semestre del año, tomando como máximo un 10 y mínimo el 1?

Pondríamos un 8 en cuanto a producción y desarrollo del sector porcino, pero un 4 en relación a precio de venta.

2.- Qué factores cree que influyeron en este primer semestre para que esta actividad productiva reciba esta calificación?

Existe una oferta mayor de cerdos en los mercados pero a la vez una proliferación de intermediarios que bloquean el incremento del precio.

3.- Cuáles fueron los reclamos que recibieron por parte de la cadena productiva en 2017?

Los reclamos recibidos estuvieron relacionados a:
-Precios de ventas
-Falta de control en el sector informal
-Disponibilidad y precios de los granos
-Importación de carne de cerdo de países vecinos

4.- Se tomaron medidas al respecto?

Si, hemos realizado reuniones con Gobierno Nacional, además de Reclamos sectoriales y llevar a cabo análisis de mercado.

5.- Cuáles son los objetivos que se han planteado desde su organización a corto y mediano plazo?

Durante noviembre y diciembre se trabaja en el plan estratégico 2017- 2022, los objetivos estratégicos se presentan en enero 2018, dado que desde la elaboración del último plan a la fecha el sector ha sufrido varios cambios desde lo productivo.

6.- Qué actividades concretas se están desarrollando a tal fin y cuales se proyectan?

Trabajamos en torno a un plan estratégico, enfocado a la apertura de mercados internacionales, en erradicación de enfermedades y con planes Sanitarios a nivel Nacional.

7.- Cuáles son las estimaciones que realizan para este sector para el año entrante?

Se prevé un crecimiento en volumen de madres y kg de crane disponible en el mercado de entre un 15 al 20 % para el 2018 .

Asociación PorkColombia Fondo Nacional de la Porcicultura

La actualidad de la industria porcícola colombiana es muy prometedora.

La producción y el consumo se han duplicado en tan solo 6 años siendo este uno de los subsectores más dinámicos del sector agropecuario y vemos que algo similar seguirá ocurriendo en los próximos 7 y 8 años.

El consumo per cápita de carne de cerdo en Colombia pasó de 4.2 kg en el 2009 a 9.25 kg en el 2017, mientras que la producción creció aproximadamente un 4 por ciento durante este año; esta es una producción importante teniendo en cuenta que en los últimos 2 años había sumado casi el 30 por ciento.

El crecimiento de la industria porcícola colombiana no ha sido sustentado por algo coyuntural sino por un cambio estructural en el hábito de consumo de los colombianos. Gracias a que el cerdo llegó para quedarse en el plato de los colombianos, al potencial exportador y a la gran formalización y avance en competitividad de los porcicultores colombianos, este será un agronegocio que seguirá siendo noticia.

Con campañas de fomento contundentes en los últimos años se ha ganado espacio en el día a día de los hogares colombianos. De hecho, en el 2017 el estudio Home Panel de Nielsen muestra que se sigue incrementando la penetración de manera ejemplar.
Pasando del 62% al 67%, la carne de cerdo se consolida como la proteína animal que más aumenta su penetración en los hogares durante la década. En el 2009 la penetración llegaba a apenas al 38% de los hogares.

ABPA Asociación Brasilera de Proteína Animal

Los resultados de 2017 superaron significativamente la expectativa trazada para la avicultura y la porcicultura de Brasil en el primer semestre.

Después de vivir su más profunda crisis de imagen, vislumbra un horizonte positivo para el sector. Los equívocos en las generalizaciones en la divulgación de la Operación Carne Débil dejaron, de inmediato, marcas profundas en el sector productivo, sea junto al público brasileño o los mercados internacionales. Internamente, el sector productivo se volvió rápidamente a la página, con la presentación de las aclaraciones técnicas. En el mercado internacional, sin embargo, el proceso fue más largo y aún hoy tiene sus consecuencias.

En total, 77 países aplicaron algún tipo de sanción a las carnes de aves y de porcinos de Brasil. Actualmente, sólo Santa Lucía, Trinidad y Tobago y el Zimbabue mantiene el bloqueo total a las exportaciones brasileñas de carne de pollo y de carne de cerdo – de estos sólo Trinidad y Tobago efectuaron embarcados en 2016, en el total de 217 toneladas. En general, las medidas que perduran son las suspensiones parciales (solamente a las plantas investigadas en la Operación). Otros mercados intensificaron el proceso de inspección de las importaciones.

De acuerdo con las proyecciones de la ABPA, las exportaciones de carne de pollo deben cerrar el año en niveles próximos al alcanzado en 2016 (cuando que registramos nuestro mejor desempeño en volúmenes de la historia), sin embargo, con una receta superior. Las ventas a Sudáfrica, Egipto, Irak, Japón, México y Angola redujeron los impactos de la disminución de las importaciones chinas, europeas y de países árabes, además de otros mercados que presentaron disminuciones menos expresivas.

De carne porcina, incluso con embarques en niveles inferiores en relación al año anterior, llegar a volúmenes próximos a 700 mil toneladas fue una victoria para el sector. En 2017, las altas existencias chinas influenciaron la retracción de éste que fue el tercer mayor importador de 2016, al tiempo que la Rusia, Argentina y Uruguay incrementaron significativamente sus resultados compras. En una situación aún más positiva, el mercado interno brasileño reconquistó parte de los niveles de consumo perdidos durante los últimos dos años, como impacto directo de la crisis económica vivida por el país. El escenario de optimismo observado en los últimos meses también se ve en el consumo de proteína animal.

Y, a diferencia de la visa en 2016, el sector no fue impactado por dos cimientos importantes de su sostenibilidad económica: el cambio y los insumos. A relativa a la estabilidad de los tipos de cambio en largos períodos de 2017 negocios de exportaciones del sector. Y los costos de producción ayudaron: el precio equilibrado del maíz y de la soja, con la buena oferta de los insumos, garantizaron al sector productivo mejor capacidad competitiva internacional este año. Este es un escenario que el sector trabajará para mantener en 2018, priorizando la compra del cereal producido en Brasil – importando, sólo, a los núcleos de producción donde se haga necesario.

El sector, por lo demás, tiene buenas expectativas en cuanto al próximo año: con la esperada concreción de los entendimientos entre rusos y brasileños en relación a las cuestiones técnicas, la carne de cerdo producida aquí debe ser más demandada, con la realización de la Copa del Mundo en Rusia. Además, Corea del Sur y el Ministerio de Agricultura brasileño deben finalizar los acuerdos de certificación sanitaria, para iniciar los embarques. Perú es otro mercado que, en pronto, debe importar la carne de cerdo de Brasil.

En el mercado interno, la consolidación de la reanudación económica debe mantener en alta la demanda por el producto brasileño – incluso con el conturbado escenario político, en el año de elección.

En este escenario, la ABPA, como representación sectorial, seguirá en busca de nuevas oportunidades para el sector productivo brasileño, manteniendo la unificación de los eslabones de la cadena productiva. Como nunca, el año 2017 comprobó la importancia de una asociación como representación sectorial, liderando la interlocución con el gobierno y la sociedad, además de los stakeholders internacionales. Este proyecto debe ser aún más fortalecido el próximo año.

CARNE PORCINA

PRODUCCIÓN

Previsión 2017: La producción brasileña de carne porcina deberá totalizar 3,758 millones de toneladas, cifra que supera en un 0,5% el volumen producido país en 2016, de 3,731 millones de toneladas. Con este desempeño, el consumo per cápita deberá cerrar el año en 14,7 , una elevación del 2% en relación al consumo del año pasado, de 14,4 kilogramos per capita.

Previsión 2018: Según las estimaciones de la ABPA, la producción de carne porcina el próximo año deberá superar en un 2% a 3% el volumen producido en 2017.

Hechos relevantes:
– Retomada económica;
– Expectativa de mantenimiento de los costes de producción en niveles cerca de los actuales;
– Mercado interior debe seguir atractivo para el sector.

EXPORTACIONES

Los embarques de carne de cerdo totalizaron 54,3 mil toneladas en noviembre (-19,4% en relación a noviembre / 2016).
Con esto, el sector obtuvo ingresos de US $ 125,2 millones (-24,6%). En el acumulado del año (enero a noviembre), se embarcaron 643,5 mil toneladas (-5,6%), con ingresos de US $ 1,509 (+ 9,8%).

Pronóstico 2017: Las exportaciones de carne de cerdo deberán totalizar 50 mil toneladas en diciembre (equivalente al embarcado en el mismo período de 2016). Con ello, el sector debe cerrar el año con embarques de 693 mil toneladas (- 5,4%), obteniendo ingresos de US $ 1.624 mil millones (+ 9,5%).

Previsión 2018: Expectativa de elevación entre 4% y 5% en volúmenes, en relación con el resultado de 2017, retomando patadas cercanas al alcanzado en 2016 (con 732 mil toneladas).

Hechos relevantes: La reanudación de Rusia se producirá en breve. La realización de la copa del mundo debe influir positivamente en al demanda de carne procina en el caso de Brasil.

– Se espera que los embarques de carne porcina para Corea del Sur en 2018, con la conclusión de los certificados sanitarios para las plantas habilitadas;
– Apertura del mercado peruano en 2018;
– Sudáfrica debe mantener un fuerte ritmo de importaciones el próximo año.

Especial China

La producción mundial de carne de cerdo creció a una tasa promedio anual de 1.6 por ciento durante el periodo 2007- 2016. De acuerdo con estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), se espera que en 2017 se ubique en un máximo histórico de 111.0 millones de toneladas, lo que representa un incremento de 2.6 por ciento con respecto al año previo. El incremento en la oferta mundial sería resultado del aumento anual en la producción de tres de los principales países productores: 3.7 por ciento en China, 3.8 por ciento en Estados Unidos, y 3.1 por ciento en Brasil. En 2016, estos países aportaron 47.9, 10.4 y 3.4 por ciento de la producción mundial de carne de cerdo.

La Unión Europea, que participó con el 21.6 por ciento de la oferta mundial en 2016, registraría en 2017 el mismo nivel de producción que el año previo. Se estima que la producción de carne de cerdo en China se ubique en 53.8 millones de toneladas en 2017, a pesar de la reducción de los apoyos gubernamentales y de las medidas ambientales más rigurosas en las provincias costeras para incentivar la reubicación de las operaciones de granjas porcinas hacia otras regiones donde el valor de la tierra es menor. Asimismo, el incremento en el precio de la carne de cerdo en ese país ha estimulado el crecimiento de la piara (se prevé que ésta registre un crecimiento mayor al 1.0 por ciento durante 2017). El crecimiento en la producción en China sería mayor al crecimiento del consumo (3.3 por ciento), por lo que se estima que sus importaciones presenten una reducción anual de alrededor de 8.0 por ciento.

Con la entrada de la economía china a un nuevo periodo de urbanización, su modelo de producción de carne de cerdo a pequeña escala no puede satisfacer la demanda, de manera que ese modelo está siendo desplazado rápidamente por uno de producción a gran escala, como en los países desarrollados. El ministerio de agricultura de ese país tiene un plan para transformar la porcicultura en cinco años (2016 a 2020), a fin de incrementar el tamaño de las granjas, la productividad y la eficiencia de la industria de alimentos y medicamentos veterinarios, para mejorar la competitividad internacional de su porcicultura.

Para la Unión Europea no se espera crecimiento en la producción, que se ubicaría en 23.4 millones de toneladas, no obstante la recuperación de los precios que se ha reflejado en la mejoría en las utilidades, además de la abundante disponibilidad de forrajes para alimentar la piara. Debido a la saturación del mercado doméstico y la fuerte dependencia del mercado en China, los productores europeos están en la busca de nuevos mercados. Cabe resaltar que en 2016 la producción de carne de cerdo en esta región alcanzó su nivel máximo histórico. Lo anterior, impulsado por una expansión en el número de vientres, combinado con mayor productividad. Así, el número de lechones aumentó principalmente en España, Dinamarca y Alemania. Destaca que las unidades de producción porcina tienden a ser de mayor escala y especialización.

Los tres principales productores son también los más importantes consumidores: China, Unión Europea y Estados Unidos.
Participaron en conjunto con el 77.4 por ciento del consumo mundial en 2016: 50.1, 18.6 y 8.8 por ciento, respectivamente. Se prevé que el consumo en China se incremente 3.3 por ciento a tasa anual en 2017, para ubicarse en 55.9 millones de toneladas, el segundo nivel más alto registrado en ese país. El consumo en la Unión Europea se mantendría en el mismo nivel de 2016, con 20.1 millones de toneladas, es decir, el nivel más bajo durante las dos décadas recientes, Por su parte, el consumo en Estados Unidos crecería 3.8 por ciento, para ubicarse en un máximo histórico de 9.8 millones de toneladas.

El crecimiento del consumo de carne en China es consecuencia del aumento poblacional, así como del incremento en el consumo per cápita. Además, se espera que los precios de la carne de ave en el país asiático aumenten como resultado de la limitada oferta, debido a los efectos negativos de la presencia de la influenza aviar, además de las restricciones comerciales en la genética de alta calidad para la avicultura, lo que impulsaría a un sector de consumidores hacia fuentes alternativas de proteína como la carne de cerdo. Asimismo, debido a las cambiantes preferencias de los consumidores, los mercados tradicionales han comenzado a ser reemplazados por supermercados y tiendas especializadas de carne.

Por su parte, el consumo per cápita de carne de cerdo en China creció 14.2 por ciento entre 2006 y 2016, para ubicarse en 31.31 kilogramos; en la Unión Europea creció sólo 0.3 por ciento, para ubicarse en 33.03 kg, mientras que en Estados Unidos creció 1.7 por ciento, para ubicarse en 22.93 kg. Entre los países con mayor incremento en el consumo per cápita de carne de cerdo durante la última década destacan: Ucrania (incremento de 43.0 por ciento, con 14.0 kg), Rusia (36.3 por ciento, con 19.1 kg), Corea (22.6 por ciento, con 28.4 kg), Vietnam (26.4 por ciento, con 29.4 kg), Uruguay (118.2 por ciento, con 14.4 kg), Argentina (40.3 por ciento, con 8.3 kg). La producción de carne de cerdo en China se redujo en 2015 y 2016, y la Unión Europea dispuso de existencias suficientes para satisfacer la demanda de importación de ese país. Sin embargo, ante la expectativa de la recuperación de la producción en China y la competencia cada vez más fuerte de Estados Unidos, se espera que se estabilice la expansión de las exportaciones de la Unión Europea al país asiático.

China es el principal comprador en el mercado exterior, con una participación en las importaciones mundiales de 27.7 por ciento en 2017, con 2.3 millones de toneladas. Le siguen en orden de importancia Japón, que tendría una participación del 15.9 por ciento (con 1.3 millones de toneladas), y México, con una participación del 12.6 por ciento (1.05 millones de toneladas). Durante el periodo 2007-2016, las importaciones de China crecieron a una tasa promedio anual del 33.2 por ciento, en tanto que las de Japón lo hicieron a un 1.0 por ciento y las de México crecieron a una tasa promedio anual del 9.6 por ciento en este periodo.

Las compras de China se reducirían a una tasa anual de 4.2 por ciento, derivado de la recuperación de la producción de carne de cerdo en ese país. Así, el 96.2 por ciento del consumo de carne de cerdo en China sería cubierto por producción nacional, en tanto que 3.8 por ciento se abastecería a través de importaciones. China se ha convertido en un gran importador de carne de cerdo, debido a que su consumo ha crecido a un ritmo ligeramente mayor que la producción durante la década reciente, y a que sus costos de producción aumentaron. En comparación con los productores en Estados Unidos, los productores de cerdo en China se enfrentan a mayores costos de los alimentos.

Aunque la eficiencia en el uso de los alimentos ha mejorado marginalmente en China, sigue siendo inferior a la de las granjas en Estados Unidos. El crecimiento de los salarios está estimulando la transición de China hacia granjas de gran escala, pero la productividad del trabajo sigue siendo baja en la producción porcina. Con el aumento de los costos de producción, las restricciones en el uso de la tierra y una regulación ambiental más estricta, es probable las importaciones de China continúen en crecimiento. Por otra parte, a medida que los precios de la carne de cerdo en China suben por encima de los precios mundiales, el cerdo importado y otros tipos de proteínas animales se están volviendo más atractivos para los consumidores y procesadores en ese país. Los crecientes costos de producción impiden que los precios de los cerdos en China disminuyan para ser competitivos con los precios internacionales.

 

Comparte esto..

Deja un comentario