Menú Cerrar

Reuniones semanales: el secreto de los buenos resultados

Si usted actúa como un líder en su granja, ya habrá notado que las personas buscan la excelencia en los procesos en los que están involucradas cuando están motivadas y participando activamente. En general, un equipo involucrado se muestra más comprometido con los resultados por los que se trabaja apuntando a un objetivo común: el éxito del negocio.

Para que se consiga identificar y estimular esta postura entre los colaboradores de la granja, es necesario saber diferenciar entre motivación y participación activa. Mientras la motivación resulta de una serie de razones y creencias de naturaleza personal, la participación activa es la disposición que lleva a que los individuos busquen un objetivo común en el medio en el que están reunidos. En la práctica, es lo que hace que las personas alineen sus intereses con los de la empresa y busquen, juntas, soluciones comunes.

Podemos decir, por consiguiente, que la participación activa está guiada por la motivación. Entonces, cabe descubrir qué motiva a los colaboradores de la granja para que participen activamente en el proyecto y busquen el éxito tanto profesional, individual, como el colectivo del negocio.

En la labor diaria del porcicultor, prácticas bastante simples son importantes para involucrar a las personas. Todo tiende a ser mejor, por ejemplo, cuando se prepara adecuadamente a un nuevo colaborador para desempeñar sus actividades, y la persona es bien recibida por el equipo, que explica los objetivos de la granja y aclara cómo el trabajo de cada uno contribuye para el resultado final.

Además, la participación activa está basada en las relaciones de confianza, respeto y transparencia que se establecen entre los miembros del equipo y los líderes. Para fortalecer esas relaciones, siga estas sugerencias:

1) Haga reuniones participativas con sus colaboradores,de preferencia semanalmente, ofreciéndoles la oportunidad de entender el desempeño global de la granja y sugerir puntos de mejora.
2) Establezca una comunicación transparente, clara y consistente con todos los involucrados en la producción. Todo este proceso gana mucho cuando se utilizan ue permiten que todos conozcan e interpreten la información sobre la productividad de la granja. Cuando durante la reunión el equipo se centra en el Mapa de Producción, por ejemplo, los puntos críticos se vuelven evidentes y resulta más fácil definir acciones y a los responsables por implementarlas.
3) Jamás deje a sus colaboradores sin una respuesta o con dudas sobre el propósito de la gestión y las metas definidas para la finca.
4) Incentive, estimule y trabaje la capacitación de su equipo para desarrollar las actividades y también para evolucionar profesionalmente. Cuanto mejor preparado esté el equipo, más se involucrará.

Créalo: esas cuatro actitudes nada complejas lo ayudarán a formar un equipo altamente comprometido y eficaz. Cuanto más involucrado esté su equipo con el negocio, más trabajará unido, alineado y centrado en los objetivos. Cuando todos se sienten importantes para la obtención del resultado final, por conocer su rol y su aportación, son varios los reflejos positivos para el negocio:

• El equipo trabajará centrado;
• Se reducirá el desperdicio;
• Se unirá en busca de los objetivos;
• Aumentará la productividad,
• Habrá una mejora general de los resultados de la granja.

 

Fuente: Agriness

También puede interesarte: Comportamientos y hábitos de un líder en la granja

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme