Menú Cerrar

Comentarios del sector: Horacio Gabosi

La producción porcina Argentina tuvo un año 2018 con buenas y malas, donde las malas han impactado especialmente en productores que no estaban preparados para tener resultados económicos negativos, como sucede en todos los países donde se producen cerdos, y en algunos casos han implicado el cierre de las operaciones.

El año ha sido económicamente negativo porque se alinearon situaciones que impactaron en los costos, como fue el aumento de los granos a consecuencia de la gran sequía y la fuerte devaluación del dólar que impactó inmediatamente en los costos de alimentación y fletes sin que los precios del porcino lo hagan simultáneamente, ocasionando quebrantos. A medida que fue transitando el ultimo trimestre, la situación se acomodó un poco dejando a los productores “eficientes” con márgenes de utilidades pequeños comparado con los años anteriores, pero positivos al fin.

Es importante destacar que el sector porcino no fue ajeno a la situación general del país en lo que respecta al impacto de los avatares de la crisis económica. Podemos decir que como agregado particular a la crisis, la medida que tomó el gobierno en bajar la alícuota del IVA ha provocado que se detengan las inversiones por la acumulación de crédito fiscal muy difícil de recuperar. Estoy convencido que el gobierno debería resolver esta situación a la brevedad mediante resolución que permita recuperar el IVA de las inversiones.

El sector venía invirtiendo en incrementar la capacidad productiva a razón de unas 25.000 nuevas madres/año, lo que se veía reflejado en un crecimiento interanual sostenido del 7-8%. La faena del 2018 muestra una caída en la tendencia y lo mismo sucederá en el 2019, porque a mi entender deberían haberse instalado unas 50.000 nuevas madres (entre el 2017 y 2018) que no se dio.

La demanda se ha mantenido bastante firme, con alguna caída en los precios relativos producto de la reducción del poder adquisitivo de la población, pero aún en los meses de invierno, no hubo restricción en la demanda a faena.

Sin duda, el principal hecho positivo del año en curso es el crecimiento de las exportaciones, las que si bien aún son poco representativas respecto a la producción, creo que han aportado positivamente a evitar la caída de la demanda.

Lo que se viene por delante…

Veo un año 2019 difícil para el crecimiento del sector aunque entiendo que las condiciones económicas se mantendrán. Seguirán incrementándose los volúmenes de exportaciones, se abrirán nuevos mercados. Esto debería acompañarse con mejoras en la calidad de los productos a exportar, especialmente en lo que respecta a poder garantizar inocuidad de los alimentos, aspecto que reviste cada día mayor importancia en los mercados internacionales.

Mis deseos de bienestar y prosperidad para todos los integrantes de la cadena porcina en estas fiestas y que podamos seguir consolidando esta actividad que nos apasiona.

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme