Menú Cerrar

La caída frena en el primer trimestre de 2019

En diálogo exclusivo para Infopork, el economista Carlos Seggiaro analiza el comportamiento de la economía en Argentina y como impactó en la producción porcina local.

Infopork.: ¿Cuáles fueron los datos más importantes de le economía Argentina en 2018?

Carlos Seggiaro: El comportamiento de la economía argentina ha sido clave para separar los negocios en el país, a partir de un proceso recesivo que arranca entre marzo/abril, eso combinado con una alta inflación y con dos golpes devaluatorios muy importantes. En ese contexto los negocios se dividen en aquellos segmentos de negocios que están vinculados a las exportaciones, como el agrícola, de aquellos que están vinculados a los mercados internos. Todos los vinculados al mercado interno han tenido que afrontar los efectos de la recesión, con un mercado interno deprimido. En el caso del sector porcino se trata de una combinación complicada porque los productos deben vender en un mercado local deprimido, mientras que los productos e insumos que requiere están vinculados a los mercados exportables, como el maíz, y eso es una combinación casi letal, tuvimos todos estos meses un productor porcino cuyos precios de venta han ido debajo de los costos de producción, lo mismo pasó con los productores bovinos y lecheros.

Todos segmentos de negocios vinculados al mercado interno que afrontan costos dolarizados, se han visto perjudicados, mientras que para un productor agrícola los dos golpes devaluatorios los han beneficiado. Pero el tema va más allá de esa foto, y se trata de mirar la película más adelante, mi lectura es que la argentina enfrenta un combo de variables que van a seguir planteado un escenario de caída de la actividad económica, por lo menos hasta fin del segundo trimestre del año que viene, ahí la economía deja de caer, no empieza a crecer. Mi lectura es que todo el año que viene el mercado sigue muy golpeado, y que todos los segmentos que están vinculados al mercado interno se van a ver afectados.

I.: En un año de tanta volatilidad cambiaria. ¿Qué se puede esperar para el 2019?

C. S.: En lo que hace a lo nacional el acuerdo con el fondo monetario es que el dólar tiene que ser competitivo en argentina, la estrategia de los próximos meses es que el dólar tiene que ser competitivo en el mercado global, tiene que subir en sintonía con el proceso inflacionario, si el gobierno es exitoso en su política en los próximo meses para controlar la inflación la misma podría situarse entre el 25 y el 30%. Mirando un tipo de cambio como estamos mirando hoy de $38 o $ 40 deberíamos esperar que por lo menos el dólar suba un 30% el año que viene para ir sosteniendo la competitividad actual. Para un productor agrícola esto puede ser agradable, porque están subidos a una cadena de exportación, pero el productor porcino que está mirando el mercado interno, ese mercado no se va a recuperar. Eso siempre mirando una película virtuosa para el gobierno, es decir si las cosas le salen bien, pero como vimos al gobierno no le han salido las cosas muy bien, entonces si las cosas le salen mal podrían haber golpes devaluatorios. El gobierno no quiere permitir que eso ocurra, porque si eso ocurre su capacidad de gobernabilidad se reduce de manera importante lo mismo que sus chances electorales. Que lo quiere evitar no quiere decir que no ocurra, si vos miras el riesgo país de hoy es más elevado que el que tenía Cristina Fernández. Ahí te das cuenta de que los inversores internacionales creen poco en este gobierno, y una corrida en los próximos meses no se puede descartar.

I.: Esta última estrategia está funcionando para controlar la suba: ¿Por qué?

C.S.: Están controlando la volatilidad a costa de una restricción del sistema productivo, eso refleja el documento en conjunto que se elaboró entre los referentes de la Iglesia Católica, la Unión Industrial, la CGT, entre otras, en donde dejan planteada la caída del sistema productivo que nos remite casi al 2012.

El riesgo país de la Argentina esta mostrando que los inversores ven que el calendario de pagos de la deuda del 2019 está acomodado porque el fondo monetario brindo los recursos, pero el calendario del 2020 es una incógnita porque nadie sabe de dónde va a salir el dinero, eso está generando muchísima imprevisibilidad en todos los inversores internacionales una revista Norteamérica, Forbes, dijo el otro día que lo de Macri era el Titanic, o sea que hay una lectura internacional de que Argentina va al default aún con el acuerdo del fondo. Pensemos en hipótesis para el sector porcino, si se mantiene el tipo de cambio con una lectura de ir subiendo sin golpe devaluatorio, el mercado interno va a seguir golpeado porque el deterioro del poder adquisitivo de vastos sectores no se van a acomodar, esa es la mejor hipótesis.

I.: ¿Qué piensa que van a hacer los productores de granos, van a vender?

C. S.: Hay de todo, hay algunos que necesitan vender porque no les fue bien la cosecha pasada y hay muchos que perdieron capital de trabajo. Incluso dentro de la misma zona hay diferencias grandes en los resultados. En general la cosecha va a salir a la venta, hay pocos actores que están en condiciones de no vender. Yo tengo relación con supermercadistas, lo que pasa en las góndolas es durísimo, hace dos meses me encontré con un empresario que me dijo: “no ponemos más quesos duros en las góndolas, son invendibles”. Los productos que más salen son fideos y arroz, y eso no va a cambiar en los próximos meses.

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme