Menú Cerrar

El nuevo paradigma de acción de prevención de las zoonosis

La incorporación del concepto de “Una sola salud”, surgido a partir de la consideración en el año 2000 de la oportunidad de proteger la salud pública a través de la prevención y control de patógenos en las poblaciones animales, revalorizó los vínculos de la salud animal y la salud pública, más allá de la producción de alimentos sanos, y propuso un nuevo enfoque de la relación entre el hombre, el animal y el medio ambiente.
Ceva Salud Animal a nivel global se ha unido también a este concepto de “Una sola salud” y lo ha incorporado intrínsecamente a la compañía bajo el lema “One Ceva” (Una sola Ceva).

También puede interesarte: ¿Cómo sobrevivirá la industria del cerdo a los tiempos difíciles?

En la Argentina, como país miembro de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE), se deberían impulsar aún más y mejores acciones que tomen como base el concepto de «Una sola Salud», trabajando y concientizando acerca de la relación entre la sanidad animal y la salud pública y la importancia radical de la prevención de las zoonosis potencialmente peligrosas para el hombre.

Lo que es prioritario para que estas políticas funcionen, es el rol de los profesionales de la salud animal y pública, buscando un entendimiento responsable, profesional y cívicamente comprometido tanto de veterinarios como de médicos, científicos, políticos, gobernantes, empresarios y público en general para garantizar la salud en el mundo. «El concepto o la práctica de «Una sola Salud» refleja el enfoque intersectorial colaborativo para proteger la salud humana, la sanidad animal y el medio ambiente e incluye la colaboración en todos los niveles entre partes interesadas, instituciones y sistemas que sustentan resultados sanitarios positivos»(OIE 2012).

Por ende, la revalorización del rol de los profesionales veterinarios, no sólo como aquellos que «curan mascotas» sino como garantes, junto con los demás profesionales de la medicina, de la salud pública, mediante el control en la seguridad alimenticia, el estudio de enfermedades zoonóticas, la biodiversidad y el cuidado del medio ambiente, es indispensable.

Pero para que una estrategia de concientización y cooperación como «Una sola Salud» sea efectivamente implementada a nivel local, debe existir una decisión política fuerte y establecida: «Combatir todos los patógenos zoonóticos controlándolos en la fuente animal es la solución más eficaz y más económica para proteger al hombre y requiere un enfoque político original que conduzca a inversiones específicas en materia de gobernanza, en particular, de la orientación de los recursos públicos y privados». (OIE 2012)

En definitiva, es el trabajo multidisciplinario y la cooperación multisectorial lo que permitirá, sobre la base de estrategias globales como «Una sola Salud», abordar de manera integral la sanidad animal y la salud pública. Entender la relación entre ambas no sólo implica la necesidad de un cambio de conciencia sino también, de la instauración de un nuevo paradigma de salud.

Desde Ceva Salud Animal estamos convencidos que se necesita un enfoque holístico de la salud, que comprenda que, al proteger la salud de los animales y nuestro medio ambiente, protegemos nuestra propia salud y nuestro futuro. Esta convicción nos lleva a un compromiso triple para colaborar activamente a:

.- Combatir las zoonosis: Nuestros productos y servicios, tanto los existentes como los que aún están en etapa de desarrollo, ayudarán a las autoridades de salud pública a proteger la salud de los seres humanos y los animales.

Se estima que un asombroso 75% de todas las enfermedades infecciosas humanas emergentes se originan en animales. La lucha contra estas zoonosis, como se las conoce, es lo que nos impulsa a innovar: tener éxito contra la gripe aviar, la brucelosis o la fiebre Q. Es una, quizás la más importante, de las fuerzas impulsoras detrás de nuestra visión: Juntos, más allá de la salud animal.

Combatir las zoonosis controlándolas en la fuente animal es la solución más eficaz y más económica para proteger al hombre. Este concepto también incluye a aquellos patógenos no zoonóticos que afectan negativamente la producción de proteínas de origen animal, ya que los problemas de producción y de disponibilidad de alimentos de calidad, conducen también a graves problemas de salud pública.

El acuerdo de políticas conjuntas por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud), la OIE (Organización Mundial de Salud Animal) y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), ponen en primera línea de acción a los veterinarios y a los productores agropecuarios, y esto significa una orientación cada vez más responsable, más profesional y más comprometida de cómo diseñamos y llevamos adelante los planes sanitarios en los sistemas productivos, reconociendo la inocuidad de los alimentos, la salud pública, la sustentabilidad ambiental y el bienestar animal.


Vale siempre recordar que las zoonosis constituyen un grupo de enfermedades comunes al hombre y a los animales: Pueden ser de transmisión directa -a través de algún fluido corporal como orina o saliva- o de transmisión mediada, a través de un insecto. También pueden ser contraídas por consumo de alimentos de origen animal que no cuentan con los controles sanitarios correspondientes, o por consumo de frutas y verduras crudas mal lavadas. Las zoonosis pueden ser causadas por diferentes agentes, como parásitos, virus o bacterias.

La brucelosis, la fiebre amarilla, la fiebre hemorrágica argentina, la gripe aviar, el hantavirus, la hidatidosis, la leishmaniasis visceral, la leptospirosis, la rabia, la sarna, el síndrome urémico hemolítico, la toxoplasmosis, la triquinosis y la tuberculosis bovina son algunas de las zoonosis que se encuentran en el país. Para algunas de las cuales Ceva tiene productos eficientes para colaborar en combatirlas.

Para la atención y promoción de la salud respecto de estas enfermedades, lo más importante es actuar preventivamente en tres niveles elementales: proteger la salud humana, proteger la salud animal (de los animales de producción, compañía y fauna silvestre beneficiosa) y cuidar el ambiente de residencia habitual o trabajo. Desde Ceva estamos convencidos que la prevención es el arma más poderosa con la que contamos y muy pocas veces utilizamos, cosas tan simples como tener ciertos hábitos de higiene y la tenencia responsable de animales, con asistencia y controles médico veterinario frecuentes, y cumplir con los planes de vacunación y desparasitación periódicos entre otras.

Por tal motivo Ceva está preparando un proyecto de capacitación y educación para la salud, tendiente al conocimiento, la prevención y el control de las zoonosis en comunidades dónde están las granjas de producción de nuestros clientes, orientado para docentes de todos los niveles, líderes de la comunidad y profesionales de la salud, para que estos a su vez funcionen como agentes multiplicadores de la información.
.-Promover los beneficios de la relación esencial entre los seres humanos y animales. Los animales de compañía son una parte importante de nuestras vidas, y pueden contribuir en gran medida en el campo psicológico, así como en el bienestar emocional, en una sociedad cada vez más urbanizada. Al igual que crecen nuestras ciudades, también lo hará el papel de la profesión veterinaria en la educación de las personas que tienen que convivir en franca armonía con sus mascotas.

La relación entre los seres humanos y los animales se ha documentado a lo largo de la historia, en todas las culturas y en todo el mundo. Un creciente número de literatura que implica estudios humanos y animales pone de manifiesto la importancia del vínculo humanoanimal y la evidencia cada vez mayor de los beneficios sociales y de salud de los animales de compañía. Gran parte de la investigación en esta área se centra en los grupos de edad específicos, como los chicos, o en condiciones específicas de salud como la diabetes y la demencia. También considera los efectos de los animales de compañía en los adultos jóvenes, las familias, los presos, personas sin hogar, personas con el VIH y personas con trastornos de salud mental, entre otros.

En Ceva trabajamos con productos, reconocidos por estudios científicos que han demostrado su eficacia para resolver problemas de comportamiento, que tienen que ver con el estrés en los gatos y los perros, como consecuencia de factores externos y debido a la vida en las grandes ciudades. Se trata de una réplica sintética de las feromonas que los gatos y los perros liberan de una forma natural cuando están a gusto y se sienten tranquilos en su territorio, haciendo que estén más serenos y favoreciendo un estado de calma duradero. Una vez que las feromonas están en el ambiente, crean un entorno agradable y reconocible por ellos.

.- Ser una ayuda para alimentar con proteínas sanas a una población en constante crecimiento. Garantizar que las personas obtengan alimentos saludables y seguros es vital. Es por eso que continuamos trabajando muy de cerca con nuestros socios involucrados en la producción de proteína animal, para encontrar formas cada vez más eficientes de trabajo y que también minimicen el estrés animal y así cooperar en su bienestar.

La medicina veterinaria ha involucrado desde sus inicios aspectos científicos y tecnológicos, tanto en producción animal como en el área Biomédica, estando orientada principalmente a satisfacer necesidades sociales, de salud pública y de alimentación del ser humano.

Sabemos que no hay otra opción que la prevención de enfermedades para producir alimentos de calidad y en cantidad, y en Ceva tenemos una completa paleta de productos eficientes a disposición de los productores y veterinarios para lograr dicha prevención.

Otro tema importante a tener en cuenta es que la disponibilidad y el uso de medicamentos antimicrobianos han transformado la práctica de la medicina humana y veterinaria. Las infecciones que alguna vez fueron letales ahora se pueden tratar y el uso de agentes antimicrobianos ha mejorado tanto la salud humana como la sanidad animal, lo cual constituye un componente clave de las políticas de salud. Por lo tanto, preservar la eficacia de estos medicamentos que salvan vidas, así como su disponibilidad, es esencial para proteger nuestro futuro.

Sin embargo, el uso excesivo e indebido de agentes antimicrobianos en el hombre, los animales y las plantas ha acelerado la aparición de organismos multi-resistentes.

La medicina veterinaria desempeña un papel clave en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos, a través de su función en la reglamentación y supervisión del uso de estos agentes, el asesoramiento profesional sobre su utilización a agricultores y productores, y la colaboración con el sector de salud humana

Debemos hacer un uso racional de los antibióticos. Los mayores avances en la medicina veterinaria aplicada a la producción de los últimos 40 años han sido las mejoras en la prevención de enfermedades, más que en los tratamientos, así como el enfoque en la medicina de rodeo en lugar de la clínica del individuo enfermo.

Tenemos que tener en cuenta que el aumento de la cobertura de las vacunas puede reducir el uso de antibióticos.

La inmunización del animal a través de la vacunación es una herramienta y como tal, debe enmarcarse en un programa estratégico. Entonces, el programa de vacunación debe diseñarse con el profesional veterinario de acuerdo a varios factores, el tipo de animal que se cría, el sistema productivo del establecimiento, la historia clínica, las condiciones climáticas de la región, el tipo de vacuna que se utiliza, la enfermedad contra la que se requiere inmunizar, entre otros. El uso de vacunas no sólo previene la aparición de una enfermedad, en muchas circunstancias disminuye la gravedad de los signos, o incluso puede ayudar a aplacar los efectos de un brote en curso. La eficacia de la vacunación está dada por el estado de los animales que vacunamos: estrés, parásitos, estado corporal o de salud, a menudo son subestimados. Lo mismo ocurre, en algunas circunstancias, con el refuerzo de la vacunación.

Estos desafíos de salud del mundo son demasiado grandes para que cualquier sector de salud individual (humano, animal, público), país o empresa privada los aborde en soledad. A pesar de contar en Ceva con sedes en 45, países abarcando más de 110 y tener 12 centros de Investigación y Desarrollo en los cinco continentes, 25 centros de producción y más de 5000 empleados en todo el mundo seguimos siendo solo una gota en el mar. Sabemos que no podemos lograrlo solos, es por eso que, extendemos nuestro desafío a todos aquellos que estén dispuestos a luchar por un mundo mejor, porque solo al trabajar con otros profesionales de la salud podremos satisfacer las demandas futuras de la salud mundial.

Vamos juntos, por una sola salud.

Autor:  María Fariña – Comunicación & Marketing Ceva Salud Animal

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme