Menú Cerrar

Genética del comportamiento agresivo en cerdos

Introducción

En sistemas de producción porcina es común el reagrupamiento de individuos no familiarizados entre sí. Esta práctica facilita el manejo, porque permite la construcción de grupos relativamente homogéneos, pero trae acarreado el potencial de generar interacciones agresivas y comprometer el bienestar de los animales.

Para evitar que las interacciones agresivas comprometan el bienestar de cerdos que son mezclados, se puede recurrir a diversas medidas, incluyendo prácticas de manejo y de selección genética. Estas últimas, si bien manifestarán su beneficio a largo plazo, tienen el atractivo de generar cambios permanentes, es decir, vía la selección, se puede llevar a obtener líneas porcinas menos agresivas y más adaptadas a ser manejadas en grupos sujetos a remezclas frecuentes.

Sin embargo, la selección genética requiere la definición de caracteres fenotípicos específicos, medibles y heredables sobre los cuales se pueda diseñar un programa de mejoramiento. Y en el caso de comportamiento, dichos caracteres no son tradicionalmente y sistemáticamente registrados por criadores de cerdos. Si bien la observación directa y registro del comportamiento pueden realizarse en el ámbito de la investigación académica, dichos registros son extremadamente difíciles de obtener en sistemas de producción comerciales. Por lo tanto, se impone, la definición de caracteres medibles en criaderos comerciales núcleos. Uno de esos caracteres es el conteo de lesiones en la piel que son el resultado de interacciones agresivas.

El objetivo de este trabajo es reportar estimaciones de parámetros genéticos de caracteres de lesiones que están directamente asociados al comportamiento agresivo en cerdos, para evaluar la posibilidad de implementar selección que permita obtener líneas genéticas mejor adaptadas a crianzas colectivas con remezcla de animales.

Materiales y métodos

Animales: La población experimental se creó integralmente en el Centro Porcino de Investigación de Michigan State University y consistió en 1093 animales puros de la raza Yorkshire (548 hembras y 545 machos) que fueron estudiados desde el destete hasta el sacrificio (machos) o primer servicio (hembras). Durante toda su vida los animales recibieron una dieta comercial acorde a los requerimientos nutricionales de NRC para cada fase de su crecimiento y desarrollo.

Reagrupamiento de animales: los cerdos fueron reagrupados estratégicamente en tres estadios: destete (aproximadamente 21.5 días de edad), crecimiento-terminación (67 días de edad) y, en el caso de las hembras, recría (148 días de edad). En cada mezcla los animales fueron reagrupados con animales del mismo sexo y de peso similar, para imitar prácticas corrientes en criaderos comerciales. Los grupos consistieron entre 10 y 15 animales y en cada etapa 2 a 3 animales de un grupo anterior se mantuvieron juntos (Wurtz, Siegford, Bates, Ernst, & Steibel, 2017).

Conteo de lesiones: El número total de lesiones en la piel fue contado en cada animal y periodo de crecimiento, en tres ocasiones. El primer conteo fue realizado inmediatamente antes del reagrupamiento y es usado como línea de base o “cero” del conteo de lesiones. El segundo conteo fue realizado 24 horas después del reagrupamiento, al final de un período que incluye intensas peleas y agresiones. Y por ultimo el conteo se repitió 3 semanas después de la mezcla, en un momento en que la jerarquía social se ha establecido y las interacciones agresivas generalmente se reducen a un mínimo. En todos los casos las lesiones se contaron por separado en tres partes del cuerpo: cuarto anterior, cuarto posterior y parte central del animal.

Caracteres de producción: Previo a cada reagrupamiento se realizaron registros de peso vivo y al finalizar el ensayo se midió espesor de grasa dorsal y área de ojo de bife utilizando una técnica no invasiva de ultrasonido.

Genotipado: Todos los animales se genotiparon con un microarreglo de ADN de alta densidad que resultó en genotipos para todos los cerdos en casi 53.000 SNP equiespaciados en todo el genoma. Estos datos se usaron para la estimación de relaciones de parentesco (relación genómica).

Análisis de los datos: El análisis de registros de cada carácter de conteo de lesiones fue realizado con el siguiente modelo de BLUP Genómico (Duarte, et al., 2016).

donde, y es el vector de fenotipos, X es la matriz de incidencia conectando registros fenotípicos con el vector b de efectos fijos (por ejemplo: efectos de sexo, grupo de contemporáneos, observador, etc), ~N (0, Gσ 2 A) es el vector de valores de cría genómicos, W es la matriz de incidencia relacionando registros con efectos de corral ~N (0, Iσ 2 p), y ~N (0, Iσ 2 e) es el vector de residuales. La matriz de relaciones genómicas, G=ZZ’, fue obtenida a partir de la matriz de genotipos Z, que contiene en genotipos de todos animales con fenotipos (filas) en todos los SNP disponibles (columnas). La heredabilidad fue estimada a partir de los estimadores de componentes de varianza:

El paquete R gwaR (https://github.com/steibelj/gwaR) se utilizó para estimar todos los parámetros.

Resultados y discusión

Estimación de componentes de varianza y heredabilidades. Los estimadores de componentes de varianza y sus heredabilidades para todos los caracteres de conteo de lesiones se presentan en la Tabla 1.

Los conteos de lesiones fueron heredables en todos los casos (p-valor<0.05). Las mayores heredabilidades ocurrieron para conteos realizados en la recría y en crecimiento-terminación. En general la heredabilidad de conteo de lesiones en la parte anterior fue mas alta que la heredabilidad de conteos en la posterior de los animales.

Esto tiene implicancias para la selección en base a estos registros para afectar comportamiento, ya que se ha reportado que los conteos de lesiones en la parte anterior son mas altos en animales que agreden a otros (animales que participan en peleas reciprocas o que atacan a otros) mientras que el conteo de lesiones en la parte posterior del animal en general se asocia con animales que son atacados por otros. Los conteos de lesiones inmediatamente después del reagrupamiento (24 horas post agrupamiento) en general son mas heredables que los conteos de lesiones realizados una vez que el grupo social ha alcanzado la estabilidad en su jerarquía. Estos resultados son importantes porque indican que la selección basada en conteo de lesiones en distintas partes del cuerpo puede ser efectiva para disminuir agresión, especialmente si es realizada inmediatamente después de la mezcla.

Conclusión

Los conteos de lesiones son caracteres heredables y susceptibles a ser modificados por selección.

Autor: Juan P. Steibel
Michigan State University 

Memorias del Congreso Nacional de Producción Porcina 2018

Comparte esto..

Deja un comentario