Menú Cerrar

Pese a las buenas perspectivas de exportación, la producción de cerdo se ve afectada por la situación económica

Pese al crecimiento que exhibe la producción de carne de cerdo y las ventas al exterior, es complicado el escenario actual del sector primario, ya que los valores que recibe el productor se ubican por debajo de los costos. Así lo indicó el último informe de Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada –CONINAGRO-.

También puede interesarte: China convierte la carne de cerdo en asunto de Estado

Actualmente el consumo doméstico de carne de cerdo ronda los 16 kilos anuales. Un 98% de la producción porcina se destina a atender las necesidades del consumidor local y solo un 2% tiene por destino la exportación, con ventas anuales que rondan los 23 millones de dólares. Con la fiebre porcina en China y el incremento de demanda de proteínas que asume este mercado asiático, desde CONINAGRO se plantea la oportunidad de concretar nuevos envíos para las góndolas del país asiático.

Daniel Kindebaluc, consejero de CONINAGRO y productor de la industria porcina, aseguró: “atento a los problemas que ofrece el gigante asiático, Argentina estaba encaminando el mercado externo hacia Rusia, y ahora se están haciendo unos pequeños embarques a China. Además, pasamos de tener una situación donde éramos abastecidos por carne de cerdo proveniente de Brasil, a tener mercados internacionales para exportar y todo eso nos posiciona un poco mejor”.

“Un problema que siempre se tiene – dijo Kindebaluc- es que los insumos están todos dolarizados en el sector porcino, tal como sucede en otras actividades. Si bien la gran parte de la demanda está en el consumo interno, que es un mercado que hoy está muy tranquilo, la otra limitante es que el porcino vale un poco menos que la carne vacuna”.

Por su parte, Aníbal Salva, de Alimentos Magros de la Asociación de Cooperativas Argentinas, explicó que: “si bien la coyuntura económica del país no es propicia para nuevas inversiones en la producción primaria, el mercado tiene potencial para consumir mayor cantidad de carne de cerdo, a través de los cortes frescos, pero fundamentalmente por medio de la sustitución de importaciones de materia prima para la chacinería. En este caso, un tipo de cambio alto favorece la disminución de las compras en el exterior, y abre una oportunidad para la producción local”.

Relevamiento

Según el relevamiento realizado por CONINAGRO, hay unos 80 mil productores de carne de cerdo, una cifra que significa 5,1 millones de cabezas, 1 millón de cerdas y abarca 7 millones de toneladas de producción. De la producción nacional, el 54% proviene de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, y la ubicación de los criaderos se vincula con la principal producción maicera del país, insumo de la producción porcina. Otras zonas con localizaciones puntuales son el centro de Chaco, noreste de La Pampa, centro de San Luis, y determinadas zonas de Salta y Formosa.

Esta situación se enmarca dentro de un dato alentador: Argentina duplicó la producción de carne de cerdo en el transcurso de los últimos 7 años, además el crecimiento fue sostenido manteniéndose en orden al 8%. De esta manera, la exportación de porcinos aportó 22,8 millones de dólares. En Argentina se consumen 16 kilos de carne de cerdo por habitante por año, cuando anteriormente la cifra se reducía a los 8 kilos.

Kindebaluc explicó que: “el consumo sigue firme, avanza en cantidad, de los 120 kilos de proteínas de carne que se consumen, antes eran 70% vacuna y ahora de casualidad llega al 50%. La otra mitad se divide entre carne de pollo y cerdo, algo que debe estar en 17 o 18 kilos de carne porcina por habitante por año, cuando tiempo atrás estábamos en 7, 8 o 9 y en esto tiene mucho que ver la oferta de los cortes y los productos”.

“Los precios de los cortes de cerdo se han equiparado con los de carne vacuna, aumentando la competencia entre las carnes. La producción nacional se destina a consumo de carne fresca, siendo éste el principal sustituto de la carne de vaca, y también viene creciendo con una tasa considerable el consumo de embutidos en góndolas, mayormente en formato de jamón cocido, paleta, y fiambre de cerdo “, dijo el consejero de CONINAGRO.

Fuente: Infobae 

Comparte esto..

Deja un comentario