Menú Cerrar

Peste Porcina Africana: una alerta para todos!

AUTOR: LEANDRO HACKENNAAR LÍDER TÉCNICO GLOBAL SMT DE PROVIMI CARGILL ANIMAL NUTRITION

A comienzos de agosto de 2018, hace exactamente un año, fueron reportados los primeros casos de Peste Porcina Africana en China. Hoy ya se habla de una nueva reducción del rebaño del 25% y hasta hay especulaciones que alcanzan el 45%. Considerando la estimación más moderada, estamos hablando de 38 millones de hembras antes del inicio de la peste, lo que representa casi 10 millones de matrices menos, o sea más que el total de todas las hembras existentes en todas las Américas.

En verdad no hay números precisos, pero considerando que casi la mitad de la carne de cerdo en el mundo era producida en China, esta reducción representará una disminución del un 12,5% como mínimo. Si bien recién ahora están apareciendo las primeras señales de falta de carne de cerdo en China, en la práctica durante este último año uno puede afirmar incluso que hubo excedentes. Esto se debe a dos razones: la primera es la reducción de la demanda, ya que a pesar de que se afirme que la Peste Porcina no trae ningún riesgo para la salud humana, los consumidores dejaron de buscarla. La segunda razón es que gran parte de los planteles infectados no fueron sacrificados. La mayoría de los animales fueron sacrificados, vendidos o almacenados. O sea que China vive momentos de aumento significativo de la oferta. En medio de este escenario tan desesperante, muchos productores vendieron rebaños enteros para sacrificio, pero en muchos casos sólo eliminan a aquellos animales que presentan signos de la enfermedad. Como consecuencia, el virus persiste y se está propagando rápidamente a todo el sudoeste asiático (Vietnam, Camboya y Laos).

En este momento hay muchas dudas entre los productores: ¿será que la peste africana se está debilitando y es posible convivir con ella? ¿Puede ser que los animales que han sobrevivido al brote (según se informa, esto ocurre) podrían trasladar esta resistencia a su descendencia? Estas son preguntas que escuché a productores chinos durante mi última visita al país asiático en junio de este año. Sin embargo, en la práctica, basándonos en el conocimiento científico actual, estos procedimientos sólo evitan que el virus sea eliminado y el problema continúa extendiéndose.

Hasta donde sabemos, la mejor «solución» para el PPA hasta el momento es evitar la entrada del virus, pero si esto ya sucedió, lo único que queda es tomar medidas para eliminarlo. Siendo el primer paso el sacrificio y descarte apropiado de todos los animales infectados o que tuvieron contacto con el virus. Se ha informado que hay avances significativos en el desarrollo de una vacuna, pero aún es difícil predecir si el productor podrá beneficiarse de esta forma segura y eficiente de combatir la enfermedad.

En este escenario, lo que se puede esperar es un agravamiento del problema, con más animales infectados en países donde la enfermedad ya está presente y probablemente un aumento en el número de países / regiones infectados. La cantidad de virus en el «ambiente» es enorme, lo que sin duda es un gran factor de riesgo. Por lo tanto, es extremadamente importante intensificar y mejorar las medidas de bioseguridad. Por lo tanto, los países, regiones o granjas libres de enfermedades deben implementar protocolos de bioseguridad estrictos. La inmunidad de planteles y animales debe ser preservada o fortalecida. Teniendo en cuenta este escenario, ¿qué se puede esperar de la producción porcina en China? En mi opinión, el problema podría empeorar si no se toman  medidas gubernamentales estructurales. Además, muchas granjas tienen dificultades para implementar medidas efectivas de bioseguridad.

La producción se concentra en algunas regiones y la cría de cerdos en China todavía tiene gran parte de su producción con un nivel tecnológico bajo y medio. Por otro lado, ya se percibe una movilización de productores para repoblar las granjas, ya que existe una clara expectativa de que los precios futuros serán muy buenos. Sin embargo, es probable que muchas de estas granjas se contaminen nuevamente, por las razones explicadas anteriormente.

También se espera una migración del consumo a otras carnes, especialmente pollo y pescado. Además, por supuesto, el aumento de las importaciones, no solo de carne de cerdo, sino de todas las demás proteínas animales. Sin embargo, no hay carne en el mundo para satisfacer esta demanda. Sin olvidar que debido a problemas políticos y comerciales, la carne de dos grandes exportadores, Estados Unidos y Canadá, no debería llegar al consumidor chino. Se esperan aumentos muy significativos en los precios de la carne, e indudablemente este escenario provocará estímulos para una mayor producción en todo el mundo. ¡Veo esto como una gran oportunidad a corto y mediano plazo, pero con ciertos riesgos a mediano y largo plazo! El cerdo es un componente fuerte de la cultura china, por lo que no se prevé que haya una reducción duradera en el consumo de esta proteína y, mucho menos, se espera que China acepte depender de las importaciones durante mucho tiempo.

Haciendo una correlación, cada vez que regreso a China me impresiona su crecimiento y capacidad de planificación y ejecución. Por ejemplo, los barrios antiguos se ubican abajo y encima se construyen nuevas avenidas anchas y arboladas; una vez que  esta infraestructura está lista se construyen los departamentos. Si hicieran con la porcicultura lo que hacen con las ciudades, tendrían una de las industrias porcinas más modernas y eficientes del mundo.

En mi opinión, es sólo cuestión de tiempo. Confirmando esta expectativa, en los últimos años ha habido una fuerte política de reemplazar la cría tradicional de cerdos, basada en la subsistencia y el traspatio. Incluso antes de la PPA, el número de matrices ya había disminuido significativamente, pero sin un impacto relevante en la producción, lo que indica claramente el aumento en la tecnificación de la actividad. La PPA ha afectado a todo tipo de granjas, pero aparentemente las granjas menos tecnificadas fueron las más afectadas. Es decir, la PPA podría acelerar el proceso de modernización de la cría de cerdos en China. Por lo tanto, diría que en países donde no hay PPA o donde está «controlado», como Rusia, existe una gran oportunidad para que los productores de cerdos ganen mucho dinero en el futuro cercano.

Por otro lado, todos deberán actuar de manera muy estratégica para definir cómo aplicar estos recursos. En tiempos de bonanza, generalmente lo primero que sucede es el aumento de los planteles, a menudo sin mucha planificación o preocupación por la eficiencia.

En mi opinión, lo más importante sería invertir en todo aquello que apunte a una mayor eficiencia, ya que todos deberían estar preparados para cuando se establezca la producción nueva y moderna de China. Por otro lado, no se puede bajar la guardia. Aunque todavía no sabemos el daño total que podría causar la PPA, ya se puede decir que en la historia de la producción animal moderna nunca ha habido una tragedia tan grande. Por lo tanto, los países y / o productores libres de esta enfermedad deben trabajar mucho en la prevención para evitar que la peste porcina los alcance.

 

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme