Menú Cerrar

La Argentina que viene

Pasó octubre y finalmente las elecciones presidenciales generales colocaron a Alberto Fernández como nuevo presidente de la Argentina por un período de 4 años. Las inquietudes en materia económica se irán definiendo con el transcurso de los primeros meses del próximo año, pero algunas expresiones del futuro presidente sirven como adelanto de lo que podría perfilarse de cara al 2020. Las variables más importantes para el año próximo serán como siempre cotización del dólar, inflación, y tasas de interés.

Cotización del dólar y mercado interno

El dólar “competitivo” fue una de las constantes del gobierno de Mauricio Macri, con un costo social desfavorable que no se pudo contener con políticas que acompañen la devaluación de la moneda. La falta de poder adquisitivo para el mercado local trajo recesión, lo que sumado a las exorbitantes tasas de interés colocó a las pymes en una fragilidad importante. Según la CAME en septiembre las ventas minoristas acumularon una baja del 12,8%, y las ventas en locales al público cayeron 15,3% anual. Estos resultados llevaron a la cámara a pedir se declare la emergencia pyme debido a la cantidad de empresas en crisis. Este dólar alto impactó distinto para los sectores agro exportadores, que claramente se beneficiaron con la ecuación. La producción porcina se encuentra aquí en un esquema de grises, porque ya muchos de los establecimientos porcícolas son además productores de granos, por lo que pueden transferir recursos de una producción a otra. Si pensamos en un productor porcino neto, el dólar alto no resulta una buena noticia si no se acompaña de otras medidas como incentivo al consumo interno o aumento en el precio de venta. Esto último fue lo que permitió un respiro al sector.

También puede interesarte: El precio del pollo y el cerdo se disparó en septiembre: subieron hasta un 14%

Las expresiones Alberto Fernández fueron en este sentido que se mantendrá un dólar competitivo, pero ya se anunció un acuerdo de precios y salarios que pretende incentivar la reactivación del consumo interno. Sobre este punto varios analistas coinciden en que los acuerdos de simple buena voluntad no han dado buenos resultados, por lo que esperan medidas concretas que permitan que estos acuerdos se cumplan.

Respecto de la compra de divisas la administración de Mauricio Macri post elecciones impuso un cepo de U$S200 mensuales por persona física, lo que da cuenta de una restricción que se espera continúe con el próximo gobierno. Estas restricciones a la compra traerán aparejados mercados paralelos a los que se vuelcan los operadores que quieran comprar dólares. Según analiza Diego Giacomini para ámbito Fianciero “A cepo más duro y más prolongado en el tiempo, más probabilidad de hiperinflación y de mayor desplome de la economía real”. Habrá que ver que resultados se obtiene, pero sin dudas la apertura para la compra no es una alternativa en nuestro país, como quedó demostrado durante estos 4 años de experimento. Lo que se evalúa es que el “cepo cambiario” mute en un “desdoblamiento cambiario”, en cualquier caso la compra de divisas libre no será una opción para el año entrante. En cuanto al tipo de cambio para fin de año, LatinFocus Consensus Forecast (un compendio de estimaciones de bancos y consultoras), se espera un dólar de $66,51.

Tasas de interés

En este punto las promesas de campaña del futuro presidente apuntaron a estimular el consumo interno y reactivar la economía local, entre otros, mediante la baja de las tasas de interés. Según expresaron algunos economistas cercanos al mandatario los créditos a tasas de interés bajas serán una de las ayudas a las empresas para reactivar la economía.

Sobre la política de tasas altas que implementó el gobierno de Macri con las Leliq, Alberto Fernández afirmó: “Nos hacen vivir con un dólar barato, que se fuga permanentemente de la Argentina, y a cambio pagamos tasas exorbitantes que impiden el desarrollo argentino”.

Estas expresiones hacen prever que las tasas de interés serán una de las primeras variables a atender.

Inflación

La inflación estimada para el cierre del 2019 será del 54,9%, una clara derrota para la administración que se va. La cantidad de variables que influyen para controlar la inflación hace difícil que se puedan tener previsiones ciertas sobre el tema, sin embargo, las estimaciones de las consultoras económicas prevén en su mayoría una inflación del orden del 40% para 2020.
Según un informe realizado por El Cronista, en el que consultaron a 13 consultoras y Centros de estudio, la inflación en 2020 sería de un 43%, este pronóstico subió respecto del anterior elaborado por las mismas consultoras que lo ubicaban en torno al 39,7%.

Fuente: Redacción Infopork

Comparte esto..

Deja un comentario