Menú Cerrar

El 2019 según APPORSAFE

APPORSAFE – Lic. Javier A. Brunet

¿Qué factores de la economía interna de su país influyeron este año en la industria porcícola y porqué?

En Argentina, la inestabilidad de las principales variables económicas – tipo de cambio, tasa de interés, nivel general de precios – junto a la falta de financiamiento productivo han ocasionado un estancamiento en el desarrollo de la industria porcícola. Han disminuido las explotaciones pequeñas, concentrando el volumen producido en aquellas empresas con mayor poder financiero para soportar la crisis. No obstante, la apertura comercial externa ha posibilitado un impulso exportador histórico basado en el buen status sanitario nacional en un contexto de demanda internacional sostenida.

¿Qué condiciones de la macro economía influyeron y porque?

Las sucesivas devaluaciones junto al alto nivel de inflación han distorsionado los precios internos, quitando rentabilidad al sector en general. En este sentido, la falta de crédito a tasa blanda de largo plazo han suspendido o demorado inversiones en toda la cadena de valor.

Registraron algunas cuestiones sanitarias o de otro tipo que hayan afectado positiva o negativamente este año?
De forma positiva, se fortalecieron ciertos controles sanitarios en el interior y frontera por iniciativa de la AAPP y Asociaciones provinciales para cuidar status sanitario. En lo negativo, la alta informalidad y escasos controles públicos a los productores tras patio han generado problemas puntuales de emergencia.

¿En términos generales cómo fue el 2019 para la porcicultura en su país?

2019 ha sido un año positivo para la porcicultura argentina ya que se ha consolidado una cadena de valor de alto impacto económico, a pesar de la crisis que se atraviesa. La contribución del sector porcino en el agregado de valor continúa generando empleo e inversión en todo el país, siendo beneficiado por el efecto exportador y un mercado interno que cada año incorpora mayor cantidad de kg/hab al consumo.

¿Cuáles fueron los objetivos planteados para este año? Se cumplieron?

Los objetivos planteados fueron el incremento de la producción a toda escala, el fortalecimiento de los controles sanitarios de frontera y el desarrollo de una mejor política de comunicación sobre la importancia productiva del sector porcino.
Han sido cumplidos parcialmente, ya que se iniciaron varios proyectos todavía inconclusos y queda pendiente una recuperación general de productores afectados económicamente.

¿Qué esperan para 2020?

Se espera una continuidad en el proceso de crecimiento porcino argentino, basado en mejores condiciones económicas que permitan incorporar nuevos productores a la vez que quienes ya producen puedan mejorar su rentabilidad y eficiencia.
En cuanto a la demanda, se estima que seguirá creciendo a nivel nacional e internacional, brindando oportunidades a toda escala.

Comparte esto..

Deja un comentario