“Podemos decir que fue un año difícil pero que tiene un balance positivo” balance del INTA sobre el 2019

“Podemos decir que fue un año difícil pero que tiene un balance positivo” balance del INTA sobre el 2019

Las principales Asociaciones de productores del país, entidades afines y referentes hacen un análisis exclusivo para Infopork sobre el año trascurrido

Jorge Brunori – Med. Vet. – investigador en INTA Marco Juárez

¿Qué factores de la economía interna de su país influyeron este año en la industria porcícola?

Considero que las devaluaciones ocurridas en estos últimos años fueron un duro golpe para el sector, pues el productor de cerdo tiene sus principales insumos (maíz y soja) dolarizados y el alimento es el 70 % del costo de producir un kg. de cerdo, por lo que cada vez que se devalúa tiene un impacto directo sobre los costos de producción. Por otro lado, el sector vende sus capones al mercado interno, que esta situación producen caída del poder adquisitivo del consumidor, lo que limita el aumento del precio del capón para compensar esa suba de costos.

También puede interesarte: El 2019 según APPORSAFE

Otro aspecto que afectó al sector es el cambio en la alícuota del IVA, que generó un saldo a favor del productor irrecuperable y que por ende se transfirió al costo de producción. También este aspecto perjudicó las inversiones dado que la mayoría de los insumos necesarios para ampliar o construir una granja en el país tienen un IVA del 21 %.

¿Qué condiciones de la macro economía influyeron y por qué?

Los procesos devaluatorios en países como Argentina afectan los aspectos de la macro economía, pues generan inflación, como se mencionó en el primer punto la disminución del poder adquisitivo, aumento de las costos de producción que afectan principalmente a la pymes, el sector porcino está compuesto en su mayoría por pymes agropecuarias. También en estos últimos años subió la pobreza y el desempleo, todos estos factores de la macro economía nacional afectaron el crecimiento y la consolidación de un sector que mayoritariamente coloca su producción en el mercado interno.

Como aspectos positivos estos procesos devaluatorios generaron mayor competitividad frente a los productos importados que registraron una caída en sus ingresos mayores al 20 %. También permitieron la consolidación y el crecimiento de las exportaciones que este año cerraron con un valor cercano a las 27 mil toneladas.

¿Registraron algunas cuestiones sanitarias o de otro tipo que hayan afectado positiva o negativamente este año?

Sin duda que en las cuestiones sanitarias se llevó toda la atención el brote de PPA en el sudeste asiático, comenzando en China y que luego se extendió a otros países de esa región y en la actualidad en algunos países de Europa, amenazando también al Continente Americano. Por la importancia cuantitativa que tiene China en esta producción las pérdidas, se estima una disminución del 25 % de la producción para este año y un 15 % más para el año próximo, sin duda que es impacto de magnitudes difícil de cuantificar el que estamos viviendo y que por ende mueve todo el mercado cárnico mundial. Desde la vista de nuestro país nos abre una ventana de suma importancia para nuestras exportaciones porcinas de mediano y largo plazo fundamentalmente. Pero también nos permitió consolidar las exportaciones de carne bovina con ese destino, este año el país superará las 700 mil toneladas exportadas volviendo a estar en el ranquing de los 10 primeros exportadores del mundo, China se lleva el 70 % de ese volumen exportado. También se presenta una gran oportunidad de aumentar las exportaciones de carne aviar con ese destino. Visto este escenario sin duda que la noticia sanitaria más importante la constituyó este brote de PPA y es la que nos debe poner alerta en lo referente a controles fronterizos, de ingreso de personas, de puertos y de bioseguridad en granjas para mantenernos con nuestro actual status sanitario que tanto nos costó conseguir.

En términos generales, ¿cómo fue el 2019 para la porcicultura en el país?

Considero que fue un año positivo, con altibajos mensuales, pero con un balance final positivo. Sin duda que fue otro año difícil para la economía del país y poder decir que estamos ante un año positivo, de crecimiento, aunque moderados en la producción y faena, pudimos crecer en el precio del capón para contrarrestar las devaluaciones, el consumo interno va a cerrar estable y quizás la mejor noticia es el nuevo incremento en los volúmenes de carne exportado, que consolida esta tendencia de crecimiento. Con la apertura este año del mercado de China, con un destino de más del 60 % de lo exportado a mercados de suma cuantía como es el de Rusia. Por eso podemos decir que fue un año difícil pero que tiene un balance positivo.

¿Cuáles fueron los objetivos planteados para este año? ¿Se cumplieron?

En nuestro grupo de trabajo en producción porcina de INTA tanto a nivel nacional estamos sumamente satisfechos con nuestro trabajo y consideramos cumplidos los objetivos propuestos a pesar de ser un año difícil desde el punto de vista presupuestario institucional.

Estuvimos abocados a generar un nuevo Proyecto de trabajo que contempla aspectos productivos y sanitarios y que se encuadra dentro de una nueva Cartera de Proyectos del INTA y abarca el periodo 2009 – 2013. En este proyecto se contemplan líneas de investigación y extensión que abarcan las principales demandas del sector a nivel nacional y para las diferentes escalas productivas. También este año desarrollamos con éxito la 13ª edición de Fericerdo, una muestra a la que concurrieron más de 8 mil personas de diferentes regiones del país y que contó con un récord de presencia de Empresas relacionadas a esta actividad y con una nutrida y variada oferta de charlas técnicas desarrolladas por destacados profesionales nacionales y extranjeros. Además, los Técnicos del INTA de todo el país continuaron asesorando, capacitando y transfiriendo tecnologías en todas en donde existen demandas en producción de cerdos.

¿Aumentaron o disminuyeron los parámetros económicos y productivos?

En mi caso por ser Técnico de INTA no puedo responder este punto con la misma mirada de un responsable o asesor de una granja, pero si quisiera dar una opinión desde la visión de un Técnico que analiza la evolución productiva del sector, en esto considero que el sector porcino nacional continuó el camino ascendente en la eficiencia de producción y a pesar de años difíciles como fueron 2016, 2018 y momentos de este año el sector no para de crecer y mejorar su producción, esto lo marca el crecimiento que tenemos en faena de animales y producción de carne, que según los datos del MINAGRI este año creceremos un 2 % . Si analizamos el crecimiento en producción de tn de carnes de cerdo de la última década (2008-2018), pasamos de 270 mil tn a 621 mil tn(Anuario 2018 Minagri). Sin duda que estos datos hablan de un sector que responde con inversión, tecnología y capacitación a los desafíos que la demanda le planteó en la última década y media.

¿Qué esperan para 2020?

El 2020 es un año con muchas incertidumbres productos de los cambios políticos que se están dando…cambio de gobierno, cambio de la mirada económica del país….los problemas por resolver son muchos: inflación, pobreza, desempleo, deuda externa entre otros…. por lo que el escenario es complejo y poder opinar sobre lo que viene no es fácil.

Dependeremos mucho del precio del dólar, de la estabilidad monetaria…pues siempre debemos mirar la radiografía de nuestro sector que dice que somos productores de carne que se vende en pesos mayoritariamente al mercado interno (más del 90 % de lo que producimos)..por lo tanto si la economía no se estabiliza, si se producen nuevas devaluaciones encarecerán, como nos ocurrió en los últimos años, nuestras materias primas, con suba de costo. Además estos procesos repercuten en el poder adquisitivo del consumidor, por lo que veremos de darse estas situaciones cuanto más soporta el mercado y el consumo subas del capón para compensar aumento de costos….como aspectos positivos podemos decir que seguiremos mejorando nuestra competitividad frente a importaciones y nuestra consolidación como exportadores de carne de cerdo al mundo. También en este escenario incierto se habla de retenciones a los granos, impuesto que no comparto, pero que cuando se aplican favorecen a los sectores que utilizan los granos como la producción porcina.

En el mercado externo seguiremos viendo un mercado demandante de carne de cerdo producto de los efectos de la PPA y en esto considero que al país se le seguirán abriendo oportunidades.

Considero que el 2020 va a ser un año de rentabilidades ajustadas en el sector y que la eficiencia productiva, la gestión y la escala productiva que se alcanzará por inversión o asociativismo, van a ser herramientas necesarias para consolidarnos como productores y como sector.

El anterior y el nuevo gobierno se han referido a la necesidad de generar valor agregado en origen y de ser “supermercado del mundo”. Ojalá empecemos por ese camino, con políticas que favorezcan actividades como la producción porcina, que generan valor agregado en origen, empleo, arraigo rural y desarrollo territorial.. estas no son palabras o deseos, esto es una necesidad para el país….es por esto que esperemos se apliquen políticas crediticias, impositivas y estrategias para favorecer actividades que comiencen a generar un cambio en el campo argentino…donde generemos mas dólares y empleos para el país.

Redacción Infopork