Comunicado de FECOFE: La plata que la ponga la especulación financiera

Comunicado de FECOFE: La plata que la ponga la especulación financiera

Compartimos el comunicado realizado por la Federación de Cooperativas Federadas Limitadas, que lleva la firma de Juan Manuel Rossi, Presidente, Silvio Antinori, Tesorero, y Roberti Serena, Secterario:

La crisis sanitaria agudizó drásticamente la crisis económica y social. La emergencia
financiera en las Pymes y Cooperativas es dramática. Ya hay signos en la ruptura en la
cadena de pagos y tenemos que pagar los salarios ya. Esto no puede ni debe esperar. La
plata deben ponerla los que la tienen. Los ganadores de siempre.
El ultra capitalismo especulativo profundizado en los últimos años dejó vulnerado todo
el sistema productivo argentino. Las tasas siderales provocaron la imposibilidad de
contar con flujos financieros razonables para la marcha de la rueda productiva. Hace
años que esto no funciona. Los desbastadores efectos de la pandemia no solo lo agrava
sino que pone al descubierto un sistema financiero beneficiario de la especulación
sostenida pero que en la hora que la Patria les reclama no parecen estar dispuestos a
reconocerlo.
Desde nuestras cooperativas venimos denunciando la pingues ganancias de la
especulación en detrimento de la producción. Ahora exigimos que sean esos sectores los
que se hagan cargo. Y alertamos, no es con los depósitos de los ciudadanos, es con la
que acumularon. Tampoco pedimos que sean confiscados, por el contrario, solo
queremos que devuelvan parte de sus extralimitadas ganancias.
Exhortamos a las autoridades a intervenir con urgencia, obligando a los bancos a asistir
a Pymes y Cooperativas, con créditos a tasa cero, hasta que la emergencia sanitaria sea
superada, sin la pueril requisitoria de una exigente carpeta comercial hoy inexistente.
Al poder de la concentración financiera opondremos el nuestro. El de los que
producimos, trabajamos y distribuimos. Quizás sea una lucha desigual. Dependerá en
parte de la decisión política del gobierno, la que apoyaremos incondicionalmente si va
en la dirección correcta. Junto a todos los que de lo contrario dejaríamos de subsistir.
Porque nadie se salva solo.
Esa es la decisión más justa, pero por sobre todo la única factible. No se puede
redistribuir lo que no se posee. Por eso es hora que ellos paguen la fiesta a la que no nos
invitaron.