Brasil en contexto de pandemia: El análisis de la industria porcina de Brasil por Charli Ludtke

Brasil en contexto de pandemia: El análisis de la industria porcina de Brasil por Charli Ludtke

Charli Ludtke, Directora técnica de ABCS Brasil, fue la encargada de disertar en el webinar “Situación de la agroindustria del cerdo en Brasil”, que se realizó ayer ONLINE organizado y trasmitido por Infopork, con la presentación de su directora Carina Ambrogi. En sintonía con la edición anterior, este webinar tenía como objetivo profundizar aún más en el estado de situación de la cadena porcina brasilera y los impactos sufridos por la pandemia de Coronavirus.

También puede interesarte: Paraguay incrementa exportaciones de carne porcina

Hasta la fecha, en Brasil se cuentan casi un millón de contagios y cerca de 50 mil fallecidos a causa del COVID 19. Una de las hipótesis más fuertes del surgimiento de la enfermedad señala al salto de este virus desde los murciélagos hacia los humanos a causa de un contacto estrecho o consumo. Este tipo de mutaciones y saltos se deben a las precarias condicione sanitarias  principalmente en lugares donde los contactos entre especies silvestres y humanos son muy estrechos, como en los mercados del interior de China.

Ludtke remarca la vigencia que tomó el concepto una “única salud” en el que la sanidad del ambiente, los humanos y los animales se deben considerar de manera igual porque ahora sufrimos las consecuencias de pensarlos de manera aislada; en ese sentido remarca: “La porcicultura no puede ser diferente a este concepto, hay que trabajar en la bioseguridad y las buenas prácticas agropecuarias”, dijo.

Los números de Brasil

En una segunda parte de la presentación, la Dir. Técnica de ABCS, puso sobre la mesa los números de la producción porcina brasilera; el país vecino es el cuarto productor y exportador mundial de cerdo: Brasil envía al extranjero sólo el 16% de su producción porcina, pero ese número en 2019 cubrió unas 750 mil toneladas de carne.

La exportación fue el motor que hizo que la producción porcina aumentara un 20% en los últimos años, pero Ludtke afirma que es un crecimiento mucho más lento que el de sus competidores como EE.UU., la Unión Europea o Canadá; la proyección para el 2021 es un aumento el 3% en exportaciones.

El mercado asiático es fundamental en el desarrollo del mercado exportador y vino a ocupar el lugar que dejó Rusia como uno de los principales destinos de la carne brasilera. “Rusia era nuestro mercado más promisorio y ahora solo exportamos el 5% porque Rusia recuperó su rebaño” comenta. Con el mercado asiático se puede dar una situación similar, pero es un riesgo asumido. “Hasta 2022-23 parecen años muy promisorios con China” agrega.  En el mes de mayo se batió un récor con 102 mil toneladas colocadas en el mercado asiático.

Brasil tampoco escatima en buenos números a la hora de hablar del mercado interno: el 81% de su producción va a mercado interno que se ve reflejado en los 16 kilos de carne per cápita por año y que eran 13 kilos en 2008. Pero el consumo interno no fue inmune a los efectos de la pandemia y se vio muy perjudicado a partir del mes de marzo principalmente con el cierre de los food services. Los productores también comenzaron a sufrir los efectos de esta interrupción del consumo principalmente los que no tenían contrato con algún tipo de empresas. “Bajaron muchos los precios en el mes de abril y muchos productores se quedaron en negativo por el aumento de los costos y la baja del precio” explicó Charli sobre el tema. Si bien se ven atisbos de mejoras los números siguen siendo complicados para los productores; “los costos de producción ahora están en 4,30 reales por kilo de cerdo y el margen de ganancia es muy pequeño; se está pagando hasta 5,40 reales depende el estado” confirma Ludtke.

A diferencia de Estados Unidos, Brasil no sufrió de la misma manera la paralización de los frigoríficos y mataderos ya que cuenta con un mayor número de plantas y al cerrarse uno se puede redistribuir ese trabajo en otro. En este sentido Ludtke también destaca el espíritu colaborativo que primo entre el sector público y privado a la hora de presentar soluciones para las complicaciones arrastradas por la pandemia.

Redacción Infopork