Menú Cerrar

El sector porcino proyecta un precio de $95 para fin de año

El sector porcino empieza a cerrar el primer semestre del año con precios a la baja, que complican la rentabilidad, sobre todo en el eslabón de pequeños productores. Según estimaciones privadas, el kilo vivo se ubica por debajo de los $70 y representa la cotización más baja desde septiembre de 2018.

También puede interesarte: Brasil en contexto de pandemia – El análisis de la industria porcina de Brasil por Charli Ludtke

Más allá de esta situación, estimaron que estos precios representan el piso y proyectaron que para finales de 2020, el valor podría llegar a los $95, mientras el consumo de esta carne empieza a mostrar signos de reactivación, de la mano de precios competitivos en relación a los cortes vacunos.

Juan Uccelli, referente de esta cadena de valor y consultor, señaló que uno de los problemas que se generó a partir de esta caída en el precio y los efectos de la pandemia de COVID 19 fue que en las granjas se acumularon animales y se complicó darles salida. “La situación de exceso de animales en las granjas de un 10% y que en algunos casos particulares llegó al 25% de aumento”, reconoció y además estimó que esta situación empezó a normalizarse. El dato que surge de esta situación es que el peso promedio de faena pasó de 110 kilos en enero a un promedio de 121 kilos en mayo.

Los más afectados por este descenso de los precios fueron los pequeños productores, sobre todo aquellos que dependen de intermediaros para vender su producción. El consultor estimó que el valor por debajo de los $70 “constituye un piso” y que en las próximas semanas esta tendencia se revertirá. Así, proyectó que para finales de 2020, el valor del kilo vivo podría ubicarse sobre los $95.

Tras casi tres meses de pandemia de coronavirus, el consumo a nivel local empezó a mejorar en materia logística y si bien hay mucha mercadería en congeladores, se empezó a colocar más producción en puntos de venta, más allá de que la demanda de hoteles, restaurantes y caterings está frenada. Según Uccelli, el consumo por habitante superó los 19 kilos, en donde 16 kilos corresponden a carne fresca y el resto a chacinados.

Desde el sector también reconocieron que las ventas en unos 174 puntos de distribución de carne en todo el país se realizan con agilidad, de la mano de precios muy competitivos en relación a los cortes de carne vacuna.

Fuente: baenegocios.com

Comparte esto..

Deja un comentario