Materias primas para la elaboración de raciones en producción porcina

Materias primas para la elaboración de raciones en producción porcina

En la formulación de raciones para las diferentes categorías de cerdos existen distintas materias primas que el productor tiene a su alcance para que el departamento técnico de Vetifarma pueda realizar las mejores fórmulas dentro de un plan de alimentación global con el objetivo de lograr el menor costo por kilo de carne de cerdo producida.

Existen distintos factores que condicionan el tipo de materia prima a elegir:

  • Aportes nutricionales
  • Palatabilidad
  • Presencia de factores antinutricionales
  • Precio
  • Alteraciones en la calidad de la carne
  • Logística y disponibilidad

En nuestro país dada la amplia distribución de los cultivos tradicionales es extremadamente común la existencia de fórmulas a base maíz y algún subproducto de soja.

De acuerdo a las características y los aportes nutricionales de las materias primas se pueden agrupar como:

  • Energéticas
  • Proteicas
  • Voluminosas (fibra)
  • Aditivos

Materias primas energéticas

Las materias primas energéticas generalmente son cereales donde el maíz dada su amplia distribución, alta palatabilidad, ausencia de factores antinutricionales y alta concentración energética es el más utilizado por los productores de cerdos para la elaboración de sus raciones.

Con ciertas limitaciones en su inclusión existen alternativas como sorgo granífero libre de taninos, cebada cervecera y trigo que en ciertas ocasiones puede ser posible y necesaria su inclusión.

En líneas generales, la cebada y el trigo presentan un alto contenido de polisacáridos no almidonosos (PNA) lo que motivan el uso de enzimas exógenas como xilanasas, betaglucanasas y galactosidasas para mejorar la digestibilidad de los nutrientes.
Por su parte, el sorgo puede presentar taninos condensados que entre otros aspectos que empeoran la digestibilidad de las proteínas y provocan menor concentración de amilasas digestivas. Debido a estas características su inclusión en categorías como la recría es sumamente delicada.

La burlanda seca de maíz o DGGS (granos y solubles de destilería) es otra materia prima que presenta buenas características en cuanto a aporte de energía y también posee una interesante concentración de proteína, aunque de baja calidad.

Los aceites vegetales son otra excelente fuente de energía dado su alta concentración de ácidos grasos, pero se debe tener precaución en cuanto a su incorporación (dosificación) en la mezcladora y los límites físicos de inclusión debido a estos inconvenientes (2-3%).

Fuente: elaboración propia a partir de datos de muestras de clientes. Año 2019

Materias primas proteicas

El cultivo de soja a través de la introducción de distintas técnicas de cultivo como la siembra directa y los cultivares resistentes a ciertos herbicidas ha ido ampliando su distribución en nuestro territorio desde hace ya varios años. A partir de allí se convirtió en una excelente fuente de proteína para los animales con una buena disponibilidad de algunos aminoácidos esenciales para los cerdos como la lisina.

Luego de la extracción del aceite de soja bajo diferentes métodos como el prensado o mediante el uso de solventes se obtienen subproductos tales como el expeler y harinas de soja respectivamente. En algunos casos, luego de la inclusión de restos de cascarillas y demás componentes residuales de la extracción del aceite, la masa resultante es peleteada y comercializada bajo la forma conocida como pellet de soja.

El aceite residual en cada producto es distinto por lo que el expeler de soja (8 a 12% de extracto etéreo) tiene mayores aportes energéticos que una harina de soja Hi Pro (alta proteína) con valores inferiores a 1,5% de EE, por lo cual muchas veces es indispensable el uso de aceites vegetales para suplir este déficit energético especialmente en categorías con problemas de consumo.

Otra alternativa para poder compensar los déficits energéticos mediante el uso de materias primas proteicas es el uso de soja entera que previamente haya tenido tratamientos adecuados para la eliminación de los factores antinutricionales termolábiles (se destruyen con el calor) como los inhibidores de enzimas tripsina y quimotripsina así como otros compuestos como ureasas y lectinas. Es por ello que es fundamental realizar para la soja y sus subproductos técnicas veloces como el método de actividad ureásica por rojo fenol para verificar la calidad de la materia prima a recibir en la planta de alimentos.

Una cuestión importante a tener en cuenta con la soja y sus subproductos que contienen altas proporciones de aceite es la pérdida de calidad en las grasas de la res dado que los cerdos depositan los ácidos grasos insaturados de bajo punto de fusión como tal.

Otras materias primas proteicas de uso regular y que se encuentran localizadas en forma regional a lo largo del país como arveja, gluten de maíz, harinas de carne o de pescado pueden ser consideradas como opciones válidas para suplementar parte de la proteína requerida por los cerdos.

Existen otro tipo de materias primas especialmente de origen animal y que su uso se restringe básicamente a la categoría de lechones post destete dada su altísima digestibilidad, valor biológico y alta concentración de nutrientes requeridos en esta compleja etapa por la cual debe atravesar el lechón para preparar su sistema digestivo e inmune hacia raciones más sencillas y mayores desafíos sanitarios. Existen varios ejemplos como plasma sanguíneo, hemoglobinas, subproductos lácteos como suero de queso deshidratado, entre otros.

Fuente: elaboración propia a partir de datos de muestras de clientes. Año 2019

Materias primas voluminosas

Las materias primas consideradas como voluminosas y que generalmente se incorporan como aporte de fibra bruta a las raciones de cerdas en gestación por los beneficios que esto conlleva son afrechillo de trigo, cascarilla de soja, harina de girasol y pellet de alfalfa deshidratada.

Si bien los aportes nutricionales de las mismas son variables, las concentraciones de fibra bruta como un estimador básico va desde un 10% en el afrechillo de trigo a un 38% en la cascarilla de soja por lo que sus inclusiones dependen de cada tipo de materia prima. Existen en el mercado fuentes de fibra sintéticas libres de micotoxinas con una alta concentración de lignina-celulosa que hacen que se utilice a menor inclusión que las fuentes ya mencionadas.

Aditivos

Los aditivos son sustancias que generalmente están incorporadas dentro de las premezclas, concentrados o alimentos completos de lechones junto con las fuentes de macro y microminerales, y vitaminas.

Actualmente han cobrado mucha importancia dada la reciente prohibición de los antibióticos promotores de crecimiento (APC) a través de resolución 594/15 de SENASA y mediante diversas combinaciones en cuanto a su uso, así como manteniendo estrictas medidas de bioseguridad y manejo de las condiciones ambientales en las granjas han podido suplir a los APC.

En Vetifarma tenemos disponibilidad de una amplia gama de aditivos para colaborar en una buena salud intestinal de los cerdos como probióticos, prebióticos, ácidos grasos de cadena corta, aceites esenciales y extractos vegetales, minerales orgánicos y distintos tipos de enzimas como fitasas, carbohidrasas, proteasas y amilasas.

Conclusiones

De acuerdo a lo detallado existen distintos tipos de materias primas que combinadas con los productos de Vetifarma (núcleos correctores, premezclas y concentrados) se puede lograr el mejor costo por kilogramo de carne de cerdo producida en forma personalizada a la realidad de cada productor. Además, mediante el laboratorio de control de calidad podemos asegurarnos de que las materias primas estén dentro de los rangos permitidos para una correcta formulación de raciones.

Ing. Agr. Marco Matassa.
Asesor Técnico Vetifarma