Veterinarios de la UE solicitan inmunocastración para los porcinos ecológicos

Veterinarios de la UE solicitan inmunocastración para los porcinos ecológicos

Miembros de la Federación Europea de Veterinarios solicitan a la Unión Europea que se permita la inmunocastración en los porcinos ecológicos, y sostienen que esto mejora el bienestar animal y no presenta riesgos de residuos hormonales.

La Federación Europea de Veterinarios (FVE), que cuenta con alrededor de 300.000 veterinarios de 40 países europeos, ha señalado en un comunicado que cree firmemente que la inmunocastración de lechones se ajusta a las condiciones de la agricultura ecológica y sus objetivos.

La FVE ha presentado razones para que Europa lo permita. Así, una de las razones que sostienen los veterinarios es que la inmunocastración es mejor para el bienestar animal que la castración quirúrgica, que es utilizada habitualmente en agricultura ecológica, informa Animal’s Health.

Así mismo, sostienen que la inmunocastración es similar a otros tratamientos, ampliamente aceptados en la ganadería ecológica que funcionan en el sistema inmunológico, como las vacunas. También apuntan que la inmunocastración no es un tratamiento hormonal y no tiene riesgo de residuos hormonales.

Es debido a estas razones que desde la FVE instan al Comité Permanente de Agricultura Ecológica de la Comisión de la Unión Europea (UE) a que reconsidere su opinión y acepte que la inmunocastración cumple con los principios de la ganadería ecológica porcina.

“Para evitar el olor de los cerdos machos, y los problemas de agresión entre los animales no castrados, ganaderos porcinos en muchos países de la UE castran quirúrgicamente a casi todos los cerdos machos, y sobre todo sin utilizar anestesia y analgesia. Este es un importante problema de bienestar animal y no es coherente con una visión de ganadería ecológica”, apuntan en su comunicado desde la FVE.

Por esta razón, varios países se han comprometido a eliminar gradualmente la práctica de castración quirúrgica de lechones. Esto también se acordó en la Declaración sobre alternativas a la castración quirúrgica de cerdos que estableció un objetivo para eliminar la castración quirúrgica de cerdos para 2018 en toda la Unión Europea (UE) y Países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

Las alternativas a la castración quirúrgica de cerdos son la crianza de machos enteros o inmunocastración, esta última reconocida como “la opción más favorable al bienestar para los cerdos”, declaran los veterinarios.

“Algunos creen erróneamente que la inmunocastración es incompatible con la ganadería porque altera la producción de las hormonas reproductivas de un animal. Sin embargo, la extirpación quirúrgica de las gónadas de un cerdo macho, permitida en la ganadería ecológica, afecta de manera similar a la producción de hormonas reproductivas del cerdo”, argumentan.

Tambien destacan que es “importante señalar que la inmunocastración es una vacuna y no un tratamiento hormonal”. No hay riesgo de residuos. La vacuna estimula a los lechones vacunados para formar anticuerpos contra su propia hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH) que produce una supresión inmunológica temporal de la función testicular.

Para concluir, indican desde la FVE, “la inmunocastración es una técnica basada en el uso de una vacuna, no una hormona. La inyección de la vacuna es mucho menos invasiva que la castración quirúrgica. Es por tanto un método respetuoso con el bienestar animal para prevenir el olor a verraco”.

Fuente: elsitioporcino.com