El despegue de la demanda

El despegue de la demanda

Entrevista a Damian Cabrer de Rosporc, el mercado digital porcino de la Bolsa de Rosario que irrumpió este año en el sector y no solo es testimonio de los buenos números de la carne de cerdo sino también de la digitalización de algunas áreas de la actividad que llegó para quedarse.

 

A mediados de ese año se puso en marcha ROSPORC, la primera plataforma de negociación electrónica de ganado porcino de la Argentina. Este un mercado digital que permite a los usuarios realizar transacciones de compra y/o venta de ganado porcino con gran facilidad. Según cuenta Damián Cabrera con sólo tres meses de actividad, la plataforma ya cuenta con 180 usuarios registrados, que es un número interesante para cualquier market place; ahí mismo ya hay 50 compradores y 130 productores. Los usuarios no solo pertenecen a la zona “núcleo” sino que están diseminados en casi todo el territorio nacional como son Salta, Misiones, La Pampa, Chaco, La Rioja, Santiago del Estero y Tucumán.

 

Además de las prestaciones de compra-venta, en la plataforma hay un panel de información donde es posible visualizar las operaciones que se realizaron durante la semana, los precios, etc. La digitalización también presenta la ventaja de operar en tiempo real con precios reales: “antes era más de boca en boca o ibas una semana atrasado con el precio del ministerio” cuenta Cabrer.

 

También puede interesarte: Los mitos del suelo

 

Otra de las ventajas que tiene el usuario de Rosporc es que mediante la plataforma los productores tienen llegada a todos los compradores registrados allí, y es bien sabido que muchos productores no tienen llegada a algunos frigoríficos.

 

Una de las nuevas herramientas de la plataforma es “Agronación”. Se trata de un financiamiento para la compra de ganado porcino en pie y el beneficio es que el comprador le paga al productor la mercadería a las 72 horas de recibir la carga y esto está dado a través de una tasa subsidiada por parte del Banco Nación.

 

El despegue

 

Cabrer relata el punto de inflexión que tuvo la actividad porcina a mediados de año ya que se incrementó la demanda de cerdo y tuvo un claro impacto en el precio del capón: “La primera operación allá por la segunda semana de julio fue a $62 y la semana pasada terminamos a $114 por kilo vivo”

 

Este crecimiento notorio de la demanda está más que nada traccionado por las exportaciones a lo que se suma el aumento estacional del consumo de fiambres y embutidos de esta segunda mitad del año.

 

Los números indican que en los primeros 9 meses del año se exportó un 73% más de toneladas que para esta misma fecha del año pasado. Y el incremento del precio fue del más del 200% a partir de julio. “El mercado está muy demandado y hay productores que les cuesta cumplir con la demanda de sus clientes de hace años por la alta demanda del sector” cuenta Cabrer.

 

“Los productores están muy entusiasmados con este escenario, pero incrementar la producción demanda una mayor inversión y sabemos que las inversiones son muy caras. Si las inversiones no están acompañadas por alguna política crediticia del gobierno no todos van a poder acceder” señala Cabrer para describir la postura de los productores ante la situación.

 

La demanda del mercado exterior fundamentalmente de China está dada por una gran mortandad en su cabaña y se estima que es una situación que durara un par de años.

 

Redacción Infopork.