Japón perdió su estatus libre de Peste Porcina Clásica

Japón perdió su estatus libre de Peste Porcina Clásica

El último brote de peste porcina clásica se descubrió el 25 de septiembre en la ciudad de Takasaki, provincia de Gunma, ubicada al noroeste de Tokio. Fue el primer caso en esta región. Se han descubierto jabalíes infectados en la zona desde septiembre de 2019, a lo que siguieron las vacunas para los cerdos de granja en octubre de 2019. Sin embargo, los animales en la granja en el brote reciente eran lechones que aún no habían sido vacunados.

 

Los lechones de la granja comenzaron a morir a principios de septiembre después de sufrir diarrea. Esto resultó en un total de 200 muertes, según las autoridades de la provincia de Gunma. En una conferencia de prensa el 27 de septiembre de 2020, el gobernador Ichita Yamamoto anunció que, independientemente de la vacunación, todos los cerdos de la granja serían sacrificados y enterrados en terrenos privados cerca de la granja propiedad del granjero.

 

También puede interesarte: En lo que va del año el capón aumentó más del doble que el vacuno

 

Yamamoto agregó que en el momento del incidente, la granja albergaba alrededor de 5.390 cerdos. No habría granjas a menos de 3 km de la granja afectada.

 

El brote coincidió virtualmente con la noticia de que Japón perdió oficialmente su estatus libre de peste porcina clásica, el 3 de septiembre de este año. Japón ya había sido suspendido durante 2 años por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

 

La pérdida es un resultado directo de que el país no pudo contener un brote que comenzó hace 2 años en septiembre de 2018, cuando se encontraron cerdos muertos en la provincia de Gifu. Aunque el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón (MAFF) respondió inicialmente al brote sacrificando cerdos, el jabalí llevó la enfermedad a otras áreas, principalmente al centro y este de Japón. A partir de entonces, la peste porcina clásica se confirmó en granjas de cerdos en 10 regiones, incluidas, entre otras, Nagano, Saitama y Aichi.

 

En total, según el Japan Times, hasta el momento se han sacrificado 166.000 cerdos para contener la propagación del virus. Para recuperar su estatus libre de peste porcina clásica, Japón tendrá que asegurarse de que no se notifique ningún caso ni se vacunen contra la enfermedad durante un período de 12 meses.

 

Fuente: pigprogress.net