Empleo en la cadena porcina: ¿Cómo es? ¿Cómo generar más?

Empleo en la cadena porcina: ¿Cómo es? ¿Cómo generar más?

Hablamos con David Miazzo, economista jefe de Fundación FADA: Informe especial sobre el trabajo que genera la producción porcina en la argentina. Además, el impacto de la producción primaria, la industrialización y las exportaciones.

 

Según nos cuenta el economista en Argentina se generan 3.7 millones de puestos de trabajo a lo largo de las cadenas agroindustriales, estos representan el 22% del empleo privado en la Argentina. Estos puestos de trabajo se generan un tercio en las actividades agrícolas, otro tercio en las economías regionales y un cuarto en actividades pecuarias, a lo que se le suman los servicios, bienes de capital, etc.

 

En el caso de la actividad porcina se generan 90 mil puestos de trabajo un poco más del 2% de toda la cadena agroindustrial: de ese total, unos 12 mil corresponden a la actividad primaria, unos 36 mil a la industrial (faena, chacinados) y 39 mil en la comercialización tanto mayorista como minorista; a esto se le suman 3 mil puestos de trasporte y logística. En todos los casos se trata de puestos de trabajos permanentes y no estacionales.

 

En todas estas etapas se ven procesos de agregado de valor, primero el agregado que se le da al grano convirtiéndolo en proteína, luego la segunda etapa donde se obtiene carne fresca y la tercera “pata” de los embutidos.

 

Las cadenas agroindustriales tienen una inserción internacional muy importante ya que son muy productivas y competitivas. El desarrollo de la porcicultura vino de la mano del consumo interno. Pero el consumo interno también tiene un límite para un país de tamaño medio como Argentina y la salida para ello es la exportación.

 

El jefe de FADA también brinda un panorama sobre el mercado exportador argentino: “recién el año pasado se exporto más de lo que se importó, gran parte del crecimiento de la actividad porcina viene del lado de la exportación. En 2020 se exporto el 11% de lo que se produjo”.

 

El economista también señala las dificultades de colocar productos en el extranjero: “Siempre es más fácil exportar productos con menor valor agregado que con mayor valor agregado, porque estos últimos los requerimientos fitosanitarios son más altos. A esto hay que sumarle que todos los países tienen sus políticas de generarlos en su región, políticas proteccionistas”.

 

¿Cómo es el empleo en la producción porcina?

 

Miazzo explica que en la porcicultura lo que más se ve son empleos permanentes como en el resto de las actividades pecuarias, las cuales tienen ciclos permanentes en general. En cambio, en actividades agrícolas sí se ven temporarios por la estacionalidad de la producción y más aun en al de frutas y verduras.

 

“En general suele haber salarios más bajos en actividades primarias más que la industrial como la faena, tiene que ver un poco con cuestiones gremiales, pero también están relacionadas a las calificaciones que se necesitan en estas instancias de producción” cuenta el economista.

 

Consultado sobre la generación de empleo, Miazzo opina: “Generar empleo es una conjunción de varios factores, todo aumento de producción genera un aumento en la demanda de empleo directo e indirecto. Toda política dirigida a aumentar la producción tiene un impacto directo en la generación de empleo. El agregado de valor también genera puesto de trabajo, es una conjunción de políticas públicas y cuestiones de inversión; es necesario una estabilidad en política macroeconómica, que ayude a las empresas a incrementar la escala. También se debe pensar en créditos accesibles y la inserción internacional, lograr acuerdos internacionales de exportación”.

 

Redacción Infopork

Instagram Feed
Something is wrong.
Instagram token error.