El hombre que nació en una granja

El hombre que nació en una granja

Sí, literalmente, Luc Willekens nació en la granja porcina de sus padres en Holanda y aprendió a trabajar en ella casi al mismo tiempo que a caminar.  Con el tiempo se profesionalizó y se transformó en Bachelor of Science (BSc) Zootecnista egresado de la University of Applied Sciencies, HAS Den Bosch, Holanda. Willekens tiene un pie en cada continente y en Europa se desempeña en una empresa de nutrición y, de este lado del Atlántico, es socio, capacitador y gerente del establecimiento HoCoTec S.A.S. en Colombia www.hocotec.co.

 

El establecimiento, modelo en innovación, cuenta con producción primaria y además una división corporativa. Dentro de esta dirección se destacan tres ejes:

 

  1. Escuela de capacitaciones para ciencia aplicada
  2. Ensayos científicos bajo condiciones de trópico con perfil comerciales
  3. Centro de demostración, dónde los proveedores utilizan la infraestructura del establecimiento para demostrar las bondades de sus productos.

 

“Colombia es un país muy lindo y tiene una porcicultura muy profesional. Aquí se pueden realizar muchas actividades corporativas me refiero a la parte de la ciencia aplicada. El país tiene una excelente ubicación para esto, totalmente accesible, de todos los países que hablan español, bajo circunstancias del Trópico” desarrolla Willekens como una de los motivos para establecerse en Colombia.

 

Al ser consultados por los desafíos de la actividad porcina en Colombia, Willekens  destaca que si bien hay un muy buen consumo de carne fresca, Colombia depende en 95% de la importación de materia prima con lo cual los costos alimenticios son muy elevados. “A esto hay que sumarle el costo ya que Colombia es prácticamente una isla a la que estos productos solo pueden acceder por mar. Tenemos que trabajar en agricultura circular, ya el clima más las tierras disponibles, se presta para esto. El costo de producción es muy elevado, somos muy poco competitivos en cuanto a costo de producción” detalla.

 

Las claves

 

Con conocimientos casi innatos sobre el manejo de una granja le consultamos cuales son los secretos para el buen funcionamiento de una, a lo cual respondió con tres puntos:

 

  1. La actitud y aptitud, tanto de los líderes de cada área del establecimiento como de los miembros de cada equipo de cada una de las áreas, día a día.
  2. El diseño de la granja: es sumamente importante tanto para la eficiencia del trabajo como también la seguridad en cuanto al manejo de la sanidad.
  3. La tríada: Buena genética, correcta nutrición y excelente sanidad al interior de la granja. Este último punto contempla desde la ubicación de la granja hasta también la gestión diaria de la bioseguridad, que implique el tener menor ingreso y distribución interna de posibles patógenos.

 

El zootecnista hace mención aparte a la capacitación: “El rol de la capacitación es extender ciencia aplicada. Conocimiento porcícola hay más que suficiente en el mundo, excelentes universidades, excelentes veterinarios, es en la aplicación de los conocimientos donde a veces hay puntos de mejora. Entonces nuestro centro de demostración está completamente enfocado en la extensión del conocimiento en cuanto a ciencia aplicada: aprender haciendo”.

 

América vs Europa

 

¿Qué tienen para aprender de cada una estas dos producciones? Le consultamos a Willekens y esto nos decía:

“Lo que la porcicultura europea puede aprender de la latina es el enfoque final hacia el consumidor. Hoy en día la producción porcina europea produce un producto de excelente calidad, controlado a través de diferentes sistemas de control de calidad pero abocados a un mercado masivo, no sabe dónde queda el producto final. Hay que saber para quién está produciendo. Y sí seguimos comparando la producción porcina europea con la latina, la primera aprendió al trabajar bajo marginalidad y ahora tiene altísima eficiencia zootécnica, económica y medioambiental. Altos 3 puntos los ha aprendido muy bien, debido no a voluntad sino a presión”.

 

También puede interesarte: La granja más eficiente de Argentina

 

Es recurrente la palabra presión en el especialista a la hora de describir la producción porcina europea. Considera que esa fue la manera en que se adoptó el bienestar animal en el Viejo Continente. En el caso latino, opina que la influencia del bienestar animal se viene manejando más voluntariamente, casi de manera preventiva ante las posibles presiones de la opinión pública y destaca: “cómo empresa hay que abrazar al bienestar animal, sencillamente porque funciona, nuestros animales viven felices y productivos”.

 

Cerrando, Willekens muestra descontento ante las reacciones por la llegada de la PPA al continente americano, arriesga que notó más preocupación que acciones reales. Lo que no arriesga es en hacer un pronóstico para la porcicultura global durante el 2022, argumenta que son demasiados los factores que influyen y están bien para pensar y analizar, pero no para predecir.

 

Instagram Feed
Please check your feed, the data was entered incorrectly.