Kure: los desafíos del cerdo en Paraguay

Kure: los desafíos del cerdo en Paraguay

“Kure” es la palabra que en guaraní denomina al cerdo. Charlamos con Hugo Schaffrath, Socio-director de la empresa “granja San Bernardo” y Presidente de la Asociación de criadores de cerdo del Paraguay: geografía, números y desafíos de la porcicultura paraguaya. 

 

La producción porcina en el país vecino es una actividad relativamente nueva que empezó a cobrar relevancia a partir del año 2000. Claramente antes de esa fecha había productores porcinos pero a mucha menor escala.

 

“Hoy a nivel industrial se pueden contabilizar unas 35 mil madres, incluyendo a las producciones más pequeñas y domésticas, se puede llegar a unas 60 mil matrices. Si comparamos, esto es poco más del 10% de lo que tiene Argentina  y un 2% de lo que tiene Brasil. Esta producción se concentra en un 80% en Alto Paraná e Itapúa, donde está la mayor parte de la producción de granos del país. El principal frigorífico, que faena el mayor numero de animales y que exporta, también se encuentra en el departamento de Itapúa, que limita con Argentina” desglosa Schaffrath.

 

¿Qué se hace con los cerdos producidos? Según cuenta el entrevistado,  un 90% queda en el mercado interno donde hay un consumo bajo por habitantes: 7/8 kilos por habitante al año. De este porcentaje el 90 % es en forma de embutidos y el 10% como carne fresca. El 10% restante de la producción se exporta. Paraguay, al tener relaciones comerciales con Taiwán, tiene cerrada la posibilidad de exportación a China. Hasta 2019 el principal mercado fue Rusia, donde iba el 99% de la producción. Desde el 2020 Rusia implemento aranceles lo que saco a la carne paraguaya del juego y desde el año pasado el principal comprador es Georgia. En 2021 se abrió el mercado uruguayo que hoy es el segundo destino de la carne paraguaya y el tercer puesto está ocupado por el vecino Brasil.

 

Los desafíos

 

La prioridad para el sector porcícola paraguayo es el estímulo en el consumo, consiente de esto el sector puso manos a la obra: “Se hizo el primer trabajo que fue una investigación para entender el porqué del bajo consumo. Ahora se está desarrollando el plan comunicacional de superar las dificultades para que la carne sea más consumida. Es el principal empeño. El consumo interno será el principal colchón para la carne porcina en caso de algunas crisis sanitaria o económica que dificulte la exportación” declara Schaffrath.

 

El entrevistado desarrolla y cuenta que lo arrojado por la investigación fue la presencia de mucho mitos en torno a la carne de cerdo y su ingesta además de poco conocimiento de las posibilidades de cocción y consumo que existen.

 

El otro frente desafiante son los precios de los granos que llegaron a niveles historias y complicó los números del sector: “nos hizo perder mucho dinero, muchos productores cerraron, nuestro desafío es poder hacer que la cadena sea más productiva y con productores más eficientes, para soportar esta clase de situaciones” propone Schaffrath.

 

El bienestar animal también es tema en el país vecino y se tiene en cuenta en todos los nuevos proyectos de granjas. Según estimaciones se espera que para fin del 2022  el 20% de los cerdos criados esté dentro de las normativas de bienestar animal.

 

Escuchá la nota completa:

 

Instagram Feed
Something is wrong.
Instagram token error.