El sueño de exportar

El sueño de exportar

Entrevistamos a Luis Pedro Elhordoy, presidente del Grupo Suroeste de Productores de Cerdos y presidente interino de Soc. Uruguaya de Criadores de Cerdos. Con más de 40 años de experiencia en el sector porcino charrúa hace un balance del 2021, expectativas, potencialidades y anhelos del sector. 

 

¿Considera que ha sido un buen año para la producción porcina uruguaya?

 

El 2021 ha sido un mal año, debido a que llevamos un proceso de decadencia de cinco décadas. Parece ser que un país cuya principal riqueza es el agro no haya tenido en cuenta que la segunda producción en ingresos mundial es la producción porcina. Habiendo mucho por hacer, se vislumbra alguna señal positiva muy tenue, sin haber integrado una mesa de coordinación todos los integrantes que formamos parte del sector porcícola, vaya desde el gobierno a la producción primaria, pasando por el sector industrial, centros de formación, institutos de investigación y de promoción de carnes. Para encauzar la producción debemos caminar todos juntos. Se puede revertir la situación si se promueve un gran diálogo nacional de todas las partes involucradas.

 

¿Por qué motivos?

 

Los motivos son varios. Tenemos una baja productividad por cerda/año, falta de genéticas adecuadas, enseñar a alimentar con el pienso que corresponde a cada una de las edades y el estado de cada uno de los animales, tener un plan sanitario nacional, la formación de técnicos de campo para el desarrollo de las buenas prácticas, tener la trazabilidad,  y la falta de motivación de generaciones que han ido desapareciendo por falta de orientación adecuada de quienes fueron responsables y no se hicieron cargo de la situación. Pero insistimos que vemos una luz al final del camino.

 

¿Cuánto ha afectado la pandemia a la cadena porcina?

 

En el caso de Uruguay, no nos vimos afectados en la cadena alimentaria debido a las oportunas medidas tomadas por la Presidencia de la República y el Ministerio de Salud Pública. Estando en el top ten en la vacunación contra el Covid 19, contando al día de hoy con el 79% de vacunación en la población de mayores de 12 años. Junto a esto y la libertad responsable de cada uno de los ciudadanos nos vimos alejados de un flagelo que tanto azotó a la humanidad. Por suerte estuvimos y estamos ajenos a esta problemática.

 

¿Cuáles son los desafíos que debe afrontar la porcicultura uruguaya? ¿Cuál es el más urgente? ¿Se van a tomar medidas en cuanto a eso el año que viene?

 

No tenemos información en cuanto a lo personal sobre proyectos y planes de futuro. Es inminente la importación de genética para salvaguardar la sanidad animal del país , tener una reserva por si sucedieran en la región situaciones sanitarias catastróficas como sucede en varios países del mundo, y también es prioritaria la formación de técnicos para que tengamos una buena producción de cerdos y de una vez por todas dejemos de criar chanchos.

 

Tenemos necesidad de más plantas de faena especializadas en porcinos en distintas regiones del país. Estamos en condiciones, debido a un vacío sanitario que naturalmente se creó, de formar un cerdo tipo Uruguay, para ingresar a los mercados más exigentes del mundo, no por cantidad sino por la calidad que podemos lograr.

 

¿El bienestar animal y el cuidado del medioambiente están en la agenda del sector? 

 

Si, sin lugar a dudas. Se está trabajando con ahínco en el medio ambiente, con todo el respaldo del Ministerio correspondiente. El bienestar animal en el Uruguay es una práctica que se realiza desde hace más de 100 años, no es para nosotros una novedad, y nos consta que las autoridades se actualizan de forma constante con las medidas que se llevan a cabo en el mundo entero.

 

¿La exportación es una meta a corto o mediano plazo?

 

La exportación de carne de cerdo hoy es un sueño. Cuando despertemos de esta pesadilla, seremos exportadores de carne porcina de excelencia, al igual que lo somos en el vacuno y en el ovino. No ser exportadores de carne suina para un país como Uruguay,  es el lujo de la pobreza. Seremos un día exportadores.

 

¿Cuáles son en este momento las flaquezas y cuáles las ventajas del productor porcino uruguayo? 

 

Las flaquezas del productor porcino uruguayo es el desamparo. Somos un sector invisible, tenemos un flagelo que son quince importadores que les deja más rentabilidad la importación de carne, que colocar los dineros en un banco. 

 

Se nos está despoblando la campaña porque nos ven cuando comienzan las campañas electorales y tomamos forma de humano porque votamos el último domingo de noviembre cada 5 años. Al día siguiente de la elección pasamos a ser invisibles nuevamente.

 

La ventaja es que tenemos las mejores condiciones naturales para ser productores de primer nivel y participar en una pequeña cuota en el mercado cárnico mundial, que al Uruguay le representaría importantísimas fuentes de divisas.

 

Instagram FeedPlease check your feed, the data was entered incorrectly.