Manejo y nutrición de cerdas hiperprolíficas en etapa de transición: beneficios de la inclusión de fibra.

Manejo y nutrición de cerdas hiperprolíficas en etapa de transición: beneficios de la inclusión de fibra.

El periparto, es una etapa productiva que se caracteriza por importantes cambios fisiológicos y metabólicos, pasando de un estado anabólico a uno catabólico. Sumado a esto, se presenta un aumento en la demanda de nutrientes, principalmente por crecimiento fetal y preparación de la glándula mamaria para la producción de calostro y leche. Es un periodo crítico en sí mismo para las cerdas. Las actuales líneas genéticas con mayor número de lechones hacen este periodo aún más crítico. El avance genético trajo consigo una mayor proporción de hembras con partos largos y uno de los factores que influye es que la energía disponible no es suficiente para cubrir las demandas de este periodo, esto perdida se verá reflejada en necesidad de asistencia al parto (aumentando el riesgo de infecciones), mortalidad de lechones periparto, baja vitalidad, menor supervivencia, elevado porcentaje de mortandad en el sector, menor número de lechones destetados y baja productividad de la cerda.

 

Por tanto, las viejas curvas de alimentación en las cuales se recomendaba no alimentar previo al parto o con escalonamientos muy prolongados entre una alimentación y otra, no serían adecuadas, ya qué pueden comprometer la duración del parto, el número de nacidos muertos y la producción de calostro.

 

Hoy día un manejo alimenticio estratégico es realmente necesario en esta etapa de transición para lograr alcanzar al máximo el potencial genético de las cerdas y así llegar a una mayor productividad, por lo tanto, Una oferta/consumos adecuados de alimentos formulados según requerimientos (y sin restricciones) durante la última semana antes del parto traerá beneficios como

 

  • Mayor reserva energética en la cerda (evitando estados catabólicos posteriores),
  • Disminución en la duración del parto y porcentaje de cerdas a ser asistidas (menor probabilidad de aparición de infecciones),
  • Mayor producción de calostro y mejoras en su calidad,
  • Mejoras en el consumo de alimentos durante la lactancia con menor perdida de reservas corporales, favoreciendo el crecimiento de la camada (mayor producción de leche) y retorno al próximo ciclo de una hembra saludable, entre otras.

 

Sumado a lo desarrollado anteriormente, también hay que mencionar la realización de una adecuada transición entre las dietas de gestación y lactancia, ya que el cambio brusco entre estas puede favorecer una reducción en la ingesta con la consecuente presentación de patologías asociadas tales como agalaxia (Eissen, 2000) estreñimiento, síndrome MMA, entre otras. Algunos autores notaron que en cerdas gestantes alimentadas con dietas fibrosas (12,8% FB) a las cuales se les brindo una dieta a elección de gestación o lactancia, 12 días pre parto, mostraron una transición espontanea a consumir la dieta de lactancia durante la semana previa al parto (Guillemet 2010), cabe destacar que las cerdas siguieron consumiendo un porcentaje importante de dieta fibrosa después del parto, lo que denotaría, quizás, la sensación de bienestar y prevención de estreñimiento ofrecida por dicha dieta.

 

Desde Teknal, apoyamos la incorporación de fibras en las dietas de cerdas en etapa de transición y a continuación enumeraremos algunos de los beneficios brindados en la inclusión en dicha dieta de este componente

 

  • La restricción alimenticia, es un condicionante que favorece la aparición de conductas estereotipadas, por lo tanto, ofrecer una ración alta en fibra, reduce la frecuencia de estereotipias y mejora el bienestar de las cerdas (Vestergaard, 1997; Ramonet et al., 1999; Bergeron et al., 2000; Robert et al., 2002), debido a un aumento en el tiempo de ingestión (Brouns et al., 1994; Bergeron et al., 2000)
  • Dietas con alto contenido de fibra (12% FB) se pueden utilizar con éxito durante la etapa de periparto, para reducir el estreñimiento prolongado de las cerdas sin efectos negativos en los parámetros relacionados con su balance energético. (Olivero 2008)
  • La suma entre un buen manejo a la hora de alimentar la cerda en transición, brindando pequeñas cantidades de ración en varios momentos del día y una dieta con alto contenido de fibra, será una excelente interacción ya que brindaremos los nutrientes necesarios para este momento tan exigente de la cerda y su camada, y a su vez evitaremos generar patologías asociadas, tales como agalaxia, síndrome MMA, entre otros riesgos que se generan al alimentar la cerdas con dietas con altos contenidos de energía y bajos en fibra en esta etapa. Un ensayo realizado en Kansas arrojo como resultado que las cerdas alimentadas ad-libbitum o en cuatro momentos diferentes a lo largo del día, tuvieron una mejora en su peso corporal y en el mantenimiento del espesor de grasa dorsal, en relación con cerdas alimentadas en un solo momento. También este aumento de frecuencia a la hora de alimentar tuvo un impacto positivo en la supervivencia de cerdos al destete, menor heterogeneidad de la camada y mayor peso al destete (Gourley 2020)

 

Entendiendo que la producción de cerdos es una producción circular en sí misma, queríamos remarcar algunos beneficios que tiene le inclusión de fibra en el momento de la gestación y que resultaran en mejoras productivas positivas en la lactancia:

 

  • Diferentes estudios demostraron que las cerdas que recibieron una dieta rica en fibra durante la gestación aumentaron significativamente su consumo voluntario de alimento durante la lactancia (Sun 20142015 ; Tan 2015), y como se ha demostrado que el aumento de consumo durante esta etapa, conduce a una mejora en la producción láctea (Van den Brand 2000), será muy beneficioso para la camada, ya que el principal alimento de estos, es la leche materna.
  • La inclusión de fibras en las dietas, durante dos partos sucesivos, mejoro el número de destetados y el peso de estos (Bronceado, 2018).
  • La microbiota intestinal tiene un papel indispensable en la salud del   huésped al promover el desarrollo del sistema   inmunológico, disminuir la inflamación e inhibir competitivamente los patógenos.   El consumo de fibra es una    estrategia eficaz para modular el microbiota (Hakanson 2011; Holcher 2017) La composición de la microbiota   intestinal también se ve afectada por los distintos tipos de fibra (Luo 2017), este efecto positivo también se notó en la descendencia
  • Dietas con contenido de fibra en gestación fomentan una mayor producción de calostro (Santomá, 2012).

 

Conclusión:

 

Teniendo en cuenta que esta es una breve revisión, no queríamos dejar de destacar la importancia en la supervisión de calidad y el control de las materias primas, ya que estas son las que permiten realizar una formulación y alimentación acorde según los manuales de las casas genéticas y también mencionar que cada una de las dietas realizadas son parte de un programa integral de nutrición y alimentación que se debe adaptar a la realidad de cada granja.

 

Sin más preámbulos y con las bases desarrolladas anteriormente, consideramos beneficioso la incorporación de este ingrediente en las dietas de transición de cerdas, observándolo desde el eje bienestar animal – productivo.

 

Autores: Méd. Vet. Giovanni Finocchio y Méd. Vet. Milca Glardon, Equipo técnico de Cerdos

 

 

Instagram FeedPlease check your feed, the data was entered incorrectly.