5 tips para alimentar a las cerdas durante el período del destete al celo

5 tips para alimentar a las cerdas durante el período del destete al celo

La alimentación adecuada durante el intervalo del destete al celo afecta la velocidad con la que las cerdas vuelven al celo después del destete y su rendimiento reproductivo óptimo.

 

El intervalo entre el destete y el celo se describe como el número de días entre el destete y el primer día en que se observa el celo permanente. Este período es un momento crítico en la vida de la cerda para criar cerdas recién destetadas, garantizar el rendimiento reproductivo de las cerdas y mantener la productividad del rebaño. Debido a las altas demandas de nutrientes durante la lactancia, las cerdas pueden perder peso, lo que a su vez provoca un retraso en el celo, un aumento de los días no productivos, una disminución de la longevidad y una calidad folicular comprometida.

 

Los siguientes consejos sobre la alimentación de las cerdas durante el período del destete al estro mejorarán su rendimiento reproductivo y la rentabilidad general del rebaño.

 

1 – Considere nutrientes específicos en lugar de simplemente una alimentación completa.

 

Muchos productores porcinos practican la alimentación completa de las cerdas después del destete para recuperar las reservas corporales perdidas en la lactancia y asegurar un rendimiento reproductivo óptimo. Sin embargo, la alimentación completa de las cerdas en el período inmediatamente posterior al destete conduce a un mayor desperdicio de alimento y costos de alimentación y apoya mejoras menores o nulas en el rendimiento reproductivo y no ofrece ningún beneficio económico a los productores. Se recomienda complementar la dieta posdestete con azúcares simples como glucosa y dextrosa para proporcionar a las cerdas una dieta rica en carbohidratos para estimular el desarrollo folicular y la calidad folicular inducida por la secreción de insulina y factor de crecimiento de insulina.

 

2 – Alimentar con una dieta de alta calidad.

 

Cuando se trata de nutrición, la receta del éxito incluye todo lo que las cerdas necesitan, incluyendo energía, proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales. Sin todos estos componentes básicos, las cerdas no pueden cumplir con sus requisitos para el crecimiento y mantenimiento de su cuerpo y el crecimiento fetal también. Las posibles consecuencias de alimentar con una dieta de baja calidad al hato reproductor incluyen una disminución en las tasas de concepción, camadas más pequeñas y/o reducción en el peso al nacer, menor producción de leche, un aumento en el intervalo entre el destete y el celo y una vida reproductiva más corta.

 

3 – Aumentar la frecuencia de alimentación

 

Alimentar a las cerdas 2 o más veces al día en comparación con una sola vez mantiene la frescura del alimento y promueve un mayor consumo. Además, aumentar la frecuencia de alimentación de las cerdas de una vez a 2 o 3 veces al día puede reducir el número de mortinatos y aumentar el tamaño de la camada al destete.

 

4 – Permita que las cerdas tengan acceso ilimitado a agua limpia

 

El agua es el nutriente más importante para las cerdas, sin el cual solo sobrevivirán por un corto tiempo. Mantener una buena calidad del agua y un fácil acceso ilimitado a agua limpia promueve un mayor consumo de alimento y da como resultado cerdas más saludables y una mayor efectividad en la producción. Si existe alguna duda sobre la calidad del agua de bebida, se deben tomar muestras para analizar el agua y verificar que sea aceptable para las cerdas. Muchos factores pueden afectar la calidad del agua, incluidos factores microbiológicos, físicos y químicos.

 

5 – Optimice la comodidad de las cerdas

 

Las cerdas son altamente adaptables y se desempeñarán bien dentro de un rango de temperaturas llamado zona termoneutral. La zona termoneutral es un rango de temperatura ambiente (aproximadamente de 55º a 75º [12,7ºC a 23,8ºC]) al nivel del cerdo dentro del cual un cerdo puede mantener la temperatura corporal normal (102ºF [93,8ºC]) mediante el control de la pérdida de calor sensible. Durante el verano, las cerdas deben mantenerse frescas para estimular un aumento en el consumo de alimento. El sistema de refrigeración aumenta el consumo de alimento de las cerdas en un 19,8 % y reduce la pérdida de peso de las cerdas en un 78 %.

 

Autor: Samaneh Azarpajouh 

Fuente: pigprogress.net

Instagram Feed
Please check your feed, the data was entered incorrectly.