Menú Cerrar

Estrategias alternativas al uso de antibióticos para la prevención de procesos digestivos

En las alternativas al uso de antibióticos se trabaja con diferentes tipos de productos, ya sean por separado o formando un conjunto preestudiado donde su efectividad se muestra en mayor medida. La prevención de los procesos entéricos es uno de los campos de batalla actuales donde más esfuerzos se están poniendo sobre la mesa de diseño estratégico, con unos resultados cada vez más fiables. Este esfuerzo por prevenir los procesos entéricos viene motivado por la creciente presión que los consumidores y las autoridades europeas muestran por el uso de antimicrobianos, y que en un futuro relativamente cercano terminará en una reducción obligatoria de su uso, tanto vía alimentación como a través del agua.

Actualmente se trabaja con diferentes tipos de productos, ya sean por separado o formando un conjunto preestudiado donde su efectividad se muestra en mayor medida. Esta unión de diferentes tipos de productos, muy distintos funcionalmente entre sí, genera lo que se denomina simbiontes, donde la suma de varios de ellos tiene una efectividad superior a la que pueda tener el uso individual de cada uno por separado. En aras de simplificar, se ofrecen conjuntamente en forma de aditivo.

Uno de los principales grupos de trabajo son los probióticos. Un probiótico es en definitiva un microorganismo vivo que al administrarse vía oral en cantidades adecuadas a cada animal tiene un efecto beneficioso para la salud. Los motivos de este efecto beneficioso pueden ser debidos a muchas razones y tienen que ser consideradas en el momento de su utilización para buscar sinergias.

Los casos más evidentes actúan sobre:

  •  Competencia entre el microorganismo probiótico y el agente patógeno por la adhesión a las microvellosidades de las células del epitelio digestivo
  •  Producción de vitaminas
  •  Producción de sustancias antimicrobianas que inhiben el crecimiento de las bacterias patógenas
  •  Competencia por los nutrientes con microorganismos patógenos
  •  Interacción con las sustancias tóxicas generadas por los microorganismos patógenos, disminuyendo su concentración e inhibiendo su síntesis
  •  Estimulación del sistema inmune de los animales
  •  Estimulación del sistema enzimático y aumento de la digestibilidad de los nutrientes por parte del animal

En el diseño de estos productos no sólo se debe tener en cuenta su eficacia, también su efectividad después del proceso de fabricación del pienso, ya que las temperaturas, humedades y agresiones físicas pueden destruirlos durante el proceso.

En el diseño de estos productos no sólo se debe tener en cuenta su eficacia, también su efectividad después del proceso de fabricación del pienso, ya que las temperaturas, humedades y agresiones físicas pueden destruirlos durante el proceso.Además de soportar el proceso de fabricación, los microorganismos presentes en el aditivo deben superar el almacenamiento, ya sea en sacos o en silo, las condiciones gástricas del animal y las secreciones enzimáticas, para llegar al tramo intestinal donde se desarrollan. A menudo son estas las principales barreras en la utilización de estos productos hasta su comercialización.

Repasando de forma general se observa que son los microorganismos formadores de esporas los que superan estos condicionantes críticos, mientras que los no formadores de esporas tienen en estos testajes su dificultad para la aplicación práctica.

El otro grupo importante son los prebióticos, que realmente son ingredientes alimentarios no digestibles por las enzimas del animal y que estimulan de forma selectiva el crecimiento o actividad bacteriana en el intestino, con efectos favorables sobre la salud del animal.

Usualmente hablamos de hidratos de carbono, y dentro de ellos los oligosacáridos en cualquiera de sus variedades (FructoOligosacáridos, GalactoOligosacáridos, MananoOligosacáridos, etc) que las bacterias tipo lactobacilos y otras simbióticas aprovechan.

Por tanto nos encontramos que los prebióticos no incorporan estos microorganismos, sino que ellos ya están presentes en el animal, y lo que hacemos es promover su desarrollo, evitando el riesgo de inactivación que pueden comportar los probióticos.

Su mecanismo de actuación se centra básicamente en la promoción y desarrollo de los microorganismos saprófitos, pero también se ha observado que algunos de ellos, como los MananoOligosacáridos, en vez de estimular este crecimiento de la flora beneficiosa, centran su acción en evitar la colonización de la mucosa intestinal por los agentes patógenos, al unirse a las fimbrias que estos poseen, evitando así su adhesión a la mucosa.

Comparte esto..

Deja un comentario