“El productor argentino es un productor muy capacitado”

“El productor argentino es un productor muy capacitado”

Charlamos con el especialista en nutrición Javier Gerbaldo, quien nos habla sobre la nutrición de precisión.

 

Hoy por hoy la nutrición en porcinos tiene una participación entre el 60 y el 70 % del costo de producción: de un kilo de carne, el 60-70% se lo lleva el alimento. Cualquier error allí se paga relativamente caro. Por eso es importante hablar de nutrición de precisión, ser exactos y finos para disminuir costos y hacer una producción mucho más eficiente.

 

Gerbaldo cuenta con 16 años en experiencia en el sector y nos cuenta que desde que comenzó todo cambió mucho desde las instalaciones, genéticas y nutrición y el know how. “Las empresas del sector han invertido mucho en capacitación interna y externa y el productor se ha capacitado mucho. El productor argentino es un productor muy capacitado, si bien es una producción muy heterogénea, esto se ve desde las primeras granjas hasta los grandes establecimientos” declara.

 

Llevado a números esta evolución se hace más evidente: “En los 90 en un establecimiento se le pedía un número de 10 nacidos vivos y destetados 8 o 9 lechones por madre. En 2005 esto empieza a aumentar, unos 13 lechones nacidos vivos. En 2010 ingresa la hiperprolificidad y en 10 años pasamos de destetar 11 lechones a destetar entre 13 y 14 lechones. Hoy una granja de alta performance está entre 3800 y 4000 kilos de carne por cerda por año. La evolución en los últimos 20 años es muy notable”.

 

Como se sabe en el sector, la producción animal se diferencia en categorías, la parte de reproductoras, cerdas madres que están gestando o lactancia y luego tenemos la producción que va desde los lechones recién nacidos hasta los animales a punto de ser vendidos para su faena. Cada una de estas categorías tiene sus requerimientos nutricionales muy diferentes. En este sentido, el especialista cree que de parte de las empresas, se tiene que llegar a darle al animal lo que necesita para su categoría, sin gastar de más en una categoría mayor y no darle un alimento de inferior calidad a un animal más pequeño, que es cuando más lo necesita.

 

“El productor por más chico que sea puede trabajar con los mismos estándares y performances que una granja grande si bien hay diferencias por  ejemplo en instalaciones” comenta Gerbaldo y agrega: “hoy por hoy todos pueden acceder a cierto piso de performance del animal. Depende muchísimo del  manejo que es lo que engloba todo lo que podemos pregonar en sanidad, nutrición, instalaciones; Si no hay un buen manejo diario se hace muy difícil”.

 

Gerbaldo se muestra muy optimista y confía que en Argentina hay granjas muy bien ubicadas a nivel mundial: “Argentina goza de un estatus sanitario excelente, somos libres de algunas enfermedades muy perjudiciales para la producción” agrega.

 

Redacción Infopork