Menú Cerrar

ARGENTINA. “Ganaderos: pa’ lante”

 

Recientemente hemos visto como se desarrolla un interés sobre los precios de la leche y otros bienes alimentarios, debido a varios factores entre los que encontramos precios, abasto internacional, defensa de intereses, especulaciones, falta de políticas a largo plazo, entre tantas acciones.

La leche es la que tomamos como referencia amenazante a la sociedad, por la fragilidad de éste bien alimentario y a quien va destinado básicamente, los niños, sin embargo otros como los huevos y las carnes, no son menos importantes y se ven afectados por realidades internacionales como aumentos de precios  del petróleo, mayor demanda de ciertos países, cambio de las estructuras productivas de un bien en particular, entre otros factores.
Veamos estas humildes consideraciones que haremos, las cuales surgen por nuestra experiencia o la hoja de vida ligada al sector de la producción animal. En este mismo periódico, escribimos un artículo que llamamos “La Leche un  déficit solucionable” y seguimos considerando que este puede ser solucionable si accionamos, veamos.

Personalmente vivimos la repoblación porcina después de la llegada en el 1977 de la terrible enfermedad de la Fiebre Porcina Africana y la despoblación hecha. Programamos un accionar que en menos tiempo de lo previsto se cumplió y esto debo reconocerlo se debió a dos factores básicos: apoyo político del Presidente Salvador Jorge Blanco y voluntad de nuestros productores. Al año ciertos sectores me querían hacer papillas por el éxito alcanzado, y recuerdo la defensa de don Rafael Herrera en estas mismas páginas a mi persona y al programa. Es cierto que tenemos muchos factores negativos que han e inciden en producir en nuestro país, pongámoslos a un lado y utilicemos los positivos.  Nuestros empresarios agropecuarios, en especial los ganaderos de leche son especiales, trabajadores como nadie. El sector lo constituyen miles de pequeños y medianos productores que nos indica que tenemos capacidad de crecer. La necesidad del alimento es obvia. Podemos sustituir importaciones por millones de dólares aunque afecten a ciertos intereses locales y externos. Nuestro clima es ideal para producir.

Tenemos oportunidad de generar o consolidar miles de empleos, entre tantas bonanzas. Si generamos rentabilidad y la confianza vuelve a nuestros campos, con solo mejorar los pastizales y forrajes fertilizándolos, y alimentar mejor nuestros ganados a corto plazo (uno a dos años)  podemos aumentar en un veinte y cinco por ciento o más la producción de leche nacional. Si desarrollamos e implementamos una política real de desarrollo, educamos a productores, técnicos y obreros, fomentamos nuevas tecnologías, protegemos el campo contra la inseguridad reinante, las cosas cambiarían. Obviamente que debemos fomentar una ganadería con competitividad económica y para esto no solo basta el capital humano, debemos procurar el capital económico que sea competitivo internacionalmente, pues de no ser de esta manera nada de lo anterior tiene validez con las variables de los mercados internacionales que arropan a los países pequeños, por esto es necesario un acuerdo de las acciones políticas de los políticos y del subsector lechero, para hacer que éste déficit sea solucionable a corto o mediano plazo. Sobre los huevos, las carnes blancas (aves, peces y cerdos) y las rojas, espero expresar otras inquietudes oportunamente pues tienen solución si las partes (todos nosotros) queremos. 

Hoy de manera mediata, démosle la oportunidad a nuestros productores de leche de que “tiren pa` lante” que ellos pueden y lo harán.
Herminio Armando Olivo

Comparte esto..

Deja un comentario