¿Puede la temperatura de la piel de la cerda revelar problemas de salud?

¿Puede la temperatura de la piel de la cerda revelar problemas de salud?

La industria porcina se enfrenta a nuevos desafíos cuando las cerdas lactantes se viven “sueltas”. ¿Cómo identificar a las cerdas con posibles problemas de salud, por ejemplo? Después de todo, la medición de la temperatura rectal se hace más difícil. Una investigación danesa reciente tuvo como objetivo averiguar si la medición de la temperatura de la piel podría ser un reemplazo. La experta en bienestar porcino Vivi Aarestrup Moustsen lo explica.

 

Existe un interés creciente en el alojamiento suelto de las cerdas lactantes. Sin embargo, también existen importantes barreras para su implementación, incluido el sistema de gestión. Uno de los riesgos es el aumento de la mortalidad de los lechones neonatales, que es una cuestión de bienestar además de económica. Al mismo tiempo, puede influir en las condiciones de trabajo y la motivación del personal agrícola.

 

Existe la necesidad de desarrollar rutinas de manejo para brindar a los cuidadores herramientas para mantener un alto nivel de bienestar y productividad en las unidades de maternidad.

 

Aplastamiento o superposición de lechones

 

Una proporción significativa de las muertes de lechones neonatales son causadas por aplastamiento o superposición. Ocurre cuando los lechones están cerca de la cerda y la cerda se mueve. En las jaulas de parto tradicionales, se controla en qué parte de los corrales se acuestan las cerdas. El sistema reduce significativamente el riesgo de que los lechones se encuentren en la misma zona que la cerda y corran el riesgo de que se vuelquen.

 

Los productores de cerdos han experimentado que el estado de salud de las cerdas influye en sus movimientos. Las cerdas enfermas son más propensas a aplastar a los lechones, especialmente cuando las cerdas están sueltas. Para identificar a las cerdas con un posible problema de salud, algunos productores miden la temperatura rectal de sus cerdas al momento del parto y al día o días siguientes. Sin embargo, eso toma alrededor de 1 minuto por cerda por medición, por lo que en 1200 unidades de cerda, es al menos una hora todos los días cuando un lote de 60 cerdas está pariendo.

 

¿Puede solucionarlo la medición de la temperatura de la piel?

 

Para ahorrar tiempo en la supervisión diaria de las cerdas, el Centro de Investigación de Cerdos Danés SEGES evaluó si la medición de la temperatura de la piel podría reemplazar la medición de la temperatura rectal. El estudio se llevó a cabo en pasos consecutivos.

 

Primero, el equipo de SEGES desarrolló un Estándar de Oro para medir la temperatura rectal. Eso incluyó la comparación de 2 profundidades de medición (6-7 cm frente a 10-11 cm) en el recto de las cerdas, donde los 10-11 cm mostraron claramente menos variación en las medidas en comparación con las medidas de 6-7 cm. Luego, el patrón de oro para medir la temperatura rectal se fijó para medir entre 10 y 11 cm, tocando la membrana mucosa del recto de la cerda con la punta del termómetro y evitando medir si las cerdas estaban a punto de defecar.

 

En segundo lugar, el equipo desarrolló un estándar de oro para medir la temperatura de la piel. Incluyó la medición en diferentes puntos de las cerdas (base de la cola, detrás de la oreja y en la ubre) utilizando 4 termómetros de superficie / piel diferentes. El punto de medición con la menor variación fue detrás de la oreja y el termómetro que mostró la menor variación fue de Microlife.

 

Medición de temperaturas en 123 cerdas

 

Después de definir los Estándares de Oro para medir la temperatura rectal y de la piel, ambos se midieron dos veces en 123 cerdas que habían parido en el último día. En la Figura 1, las 2 medidas de temperatura rectal y el promedio de las 2 medidas están marcadas en verde para las 123 cerdas, clasificadas por aumento de la temperatura rectal promedio. Para cada una de las 123 cerdas, las 2 temperaturas de la piel y el promedio de las 2 medidas se muestran en rojo / marrón.

 

Figura 1 – Temperaturas medidas en la misma cerda usando métodos de medición de temperatura rectal (verde) y piel (marrón).

Es evidente que las temperaturas de la piel mostraron una variación significativamente mayor que las temperaturas rectales, y que solo hubo una correlación limitada entre las temperaturas cutáneas medidas y las temperaturas rectales.

 

SEGES continúa desarrollando rutinas de manejo y herramientas para hacer de los alojamientos sueltos de las cerdas lactantes una alternativa potencial a las jaulas tradicionales, pero no hay una solución ‘fácil’, solo trabajo duro y no la menor colaboración entre productores, empresas e industria tanto dentro como fuera de Dinamarca.

 

Fuente: Pigprogress.net

Instagram Feed
Something is wrong.
Instagram token error.