Investigadores desarrollan nueva tecnología para leer las emociones de los cerdos

Investigadores desarrollan nueva tecnología para leer las emociones de los cerdos

Investigadores de la Universidad de Copenhague están desarrollando una herramienta automatizada de reconocimiento de emociones que, según afirman, se puede utilizar para evaluar el bienestar de los cerdos en las granjas. La investigadora principal, Elodie Briefer, cree que esta tecnología puede ser una herramienta importante para determinar el bienestar positivo en los animales, que va más allá del alivio del sufrimiento y muestra cómo los animales pueden tener vidas más plenas.

 

“Los animales necesitan prosperar”, dice Briefer en una entrevista con la Universidad de Copenhague, “no es suficiente que estén en buena forma física o que reduzcas las emociones negativas”.

 

Para crear la tecnología, los investigadores recolectaron vocalizaciones grabadas previamente de cerdos en estudios anteriores. A partir de estos datos, seleccionaron 7414 llamadas de cerdos de algunos de los momentos más perturbadores en la vida de los cerdos. Los datos incluyeron un experimento de 2015 en el que los lechones se colocaron boca arriba y se sujetaron a la fuerza para registrar sus reacciones. En otros experimentos que se utilizaron, los lechones fueron sometidos a castraciones sin anestesia ni analgésicos y registrados mientras esperaban ser sacrificados, mantenidos en aislamiento social o en pequeñas cajas.

 

El equipo de Briefer también documentó llamadas asociadas con emociones positivas y negativas colocando a los lechones en ambientes completamente estériles y comparando sus vocalizaciones con lechones a los que se les dio ropa de cama y juguetes.

 

Según sus hallazgos, Briefer afirma que pueden crear un sistema de monitoreo automatizado en tiempo real que les permitirá a los granjeros saber cuándo sus animales están experimentando emociones positivas o negativas.

 

¿Mejor bienestar o lavado humanitario?

 

El Dr. Marc Bekoff, profesor emérito de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Colorado y autor de The Emotional Lives of Animals, no está convencido de que la tecnología ayude a mejorar la vida de los animales. De hecho, dice que ya hay décadas de investigación que atestiguan el hecho de que el bienestar animal en los sistemas de producción de alimentos es deficiente.

 

“Hemos tenido estos datos durante décadas”, dice Bekoff, “Tener un nuevo método para medir las emociones no significa mucho para los animales individuales que todavía están siendo asesinados y comidos”.

 

A Bekoff le preocupa que el desarrollo de nuevas tecnologías como la de Briefer no fomente una mejor comprensión de las emociones de los animales. En cambio, cree que contribuirán al lavado humanitario, una práctica utilizada por los agronegocios para prometer mejoras en el bienestar animal sin generar cambios sustanciales.

 

“Los granjeros pueden adoptar tecnología como esta con buenas intenciones, pero puede llevar a las personas por un camino que sigue justificando daños graves e inexcusables a los animales”, dice.

 

La Dra. Lori Marino, neurocientífica y directora del Kimmela Center for Animal Advocacy, está de acuerdo. Ella señala que esta tecnología solo sería un avance importante si su uso se tradujera en cambios significativos en la forma en que se trata a los cerdos. “Ningún animal puede prosperar en las granjas industriales”, dice ella.

 

Marino señala que probar el bienestar no es lo mismo que proporcionarlo. También se hace eco de las preocupaciones de Bekoff de que una tecnología como esta podría usarse para engañar a las personas sobre el bienestar de los cerdos en la industria agrícola.

 

“Si descubren que la mayoría de los cerdos están vocalizando de una manera que indica angustia, ¿exactamente qué van a hacer al respecto? ¿No cultivarlos? ella dice. “El hecho de que los cerdos emitan ciertas vocalizaciones durante ciertos momentos no va a cambiar la opinión de la gente sobre la promoción de la práctica de comer animales”.

 

Pero Marino ve una posible aplicación positiva para esta tecnología: puede ayudar a encontrar formas de mejorar la vida de los animales en los santuarios, que ya experimentan un buen bienestar, y hacer que su entorno sea aún más beneficioso y satisfactorio.

 

Tanto Bekoff como Marino están de acuerdo en que abordar el bienestar de los cerdos requiere cambios sistemáticos en el sistema alimentario actual. Y ese cambio, como señalan, requiere reformular la forma en que las personas piensan sobre los animales y su experiencia de las emociones.

 

Fuente: sentientmedia.org

Instagram Feed
Please check your feed, the data was entered incorrectly.