Tamaño de partícula ideal para una mayor rentabilidad

Tamaño de partícula ideal para una mayor rentabilidad

Nicolas Scianca, Médico Veterinario. Departamento técnico, Nutrifarms Argentina SRL

Los parámetros de producción en los cuales genéticamente se mejoró en las últimas décadas desde el punto de vista del crecimiento son, ganancia media diaria de peso vivo (GDPV) e índice de conversión de alimento (CA), claramente, con el objetivo de mejorar la rentabilidad reduciendo el costo en alimento, por lo que se debe ser muy eficiente en la presentación y requerimientos nutricionales de cada fase en la línea de engorde, porque, por los avances genéticos donde los animales cada vez producen más y consumen menos, y donde la alimentación representa el 70 – 75 % del costo total de producción en granjas con ciclo completo, cualquier mejora en eficiencia alimenticia tendrá un enorme impacto en el costo de producción.

También puede interesarte: ¿Optimizamos lo suficiente nuestro trabajo en las granjas?

Al considerar que, el porcentaje de magro se ha incrementado del 45% al 57% o más y para alcanzar los 110 kilos de peso vivo se pasó de tener 7 a 5 meses de vida con un índice de conversión que pasó de 3,5 a 2,5, si se habla de presentación del alimento para mejorar y optimizar los resultados productivos, los trabajos sobre el uso de dietas en seco o líquidas, en harina o peleteado, nos topamos tanto en la literatura científica como en la práctica de granjas, diferencias en los resultados o costos/beneficios no convenientes y por tanto no es sencillo tener una norma única, pero sin dudas hay un factor común a cada presentación y es el TAMAÑO MEDIO DE PARTICULA. Donde, no solo se debe pensar en un tamaño adecuado de partícula (diámetro geométrico promedio, en micras) según categoría o fase de producción (reproducción, recría y engorde), sino que además se debe tener muy en cuenta la desviación sobre la media (desviación estándar geométrica), tanto por encima como por debajo. En dietas base maíz, soja y aceite, cada 100 micras que bajan de 700 micras en alimentos de engorde, mejoran 1-1,4 % la eficiencia alimenticia.

COMENTARIOS Y PROPUESTA

Se realizaron ensayos, que nos ayudaron a definir el tamaño ideal de partícula en recría-engorde y por ende mejorar los resultados productivos y económicos del sector.

Como en varios estudios científicos, se tuvieron en cuenta desde el punto de vista fisiológico:

  •  Velocidad de tránsito: menor cuanto mayor es la edad del cerdo. Asociado al tamaño de partícula y la producción de enzimas endógena en las diferentes edades del cerdo
  • Equilibrio de la flora digestiva: diferentes según categorías y cuya alteración afectará la producción.
  • Úlceras gástricas: la interacción entre tamaño y desviación de partícula es muy alta, pero en desviaciones estándar mayores a 1,5 tienen una incidencia aun mayor, por esto es importante moler adecuado y parejo.

También se tuvo en cuenta el sistema de producción, instalaciones, sistemas de acopio y transporte de alimento, comederos, etc. para los óptimos resultados productivos, ya que si consideramos:

  • Fluidez del alimento: cuando tenemos tamaños de partículas debajo de las 500 micras se aumenta la compactación, que, en alimentos en harinas con aceites, en silos y líneas de transporte de ciertas características dan lugar a problemas en la caída del alimento que provoca restricciones en el consumo, con las consecuencias en bajos índices productivos

Como se encuentra en varias bibliografías, los ensayos demostraron que la reducción de tamaño de partícula de 700 micras, a 500 micras o menos, mejora la eficiencia alimenticia en aproximadamente 0,9 a 1,3% por cada reducción de 100 micras de tamaño de partícula. Teniendo mayor incidencia en animales de engorde que en recría.

La reducción en el tamaño de partícula tuvo un gran impacto en la eficiencia del consumo de alimento con el resultado en una mejor conversión, pero, no fue significativamente superior en ganancia diaria de peso vivo. Esto se puede explicar, ya que al reducir el tamaño de partícula se incrementa el área de superficie para acción de las enzimas digestivas, aumentando la digestión del alimento.

En base a los resultados obtenidos en mejores índices productivos y costo/beneficio, las recomendaciones más precisas sobre el tamaño de partícula en el alimento según fases de producción son:
• Lechones Recría: 300-350 micras
• Cerdos Engorde: 400-450 micras

La desviación estándar no debe ser superior a 1,5, sobre todo en engorde para evitar aumento de incidencia de ulceras gástricas.

CONCLUSIONES

El trabajar con precisión y exactitud el tamaño medio de partículas de los alimentos en las diferentes categorías de producción, conociendo y teniendo en claro las limitantes del sistema de producción, nos permite aumentar nuestras ganancias (rentabilidad), debido a que, menor tamaño de partícula mejora la digestibilidad y por ende la conversión alimenticia. Y como ya se dijo antes, cualquier mejora en la eficiencia alimenticia tiene un impacto económico positivo importante.

Comparte esto..

Post a Comment