Recepción de los lechones: cada minuto cuenta

Recepción de los lechones: cada minuto cuenta

Autor: Ing Agrónomo Federico Gugger, parte del equipo técnico de cerdos de Teknal.

¡¡¡A la llegada de los lechones, la mesa debe estar servida!!!…

Todo debe estar correctamente preparado y disponible: AGUA, ALIMENTO Y AMBIENTE. Cada minuto cuenta y cada lechón que demore su consumo inicial verá afectado su crecimiento.

Es un momento donde los animales sufren un estrés muy grande debido a cambios ambientales, nutricionales (transición de dieta líquida a sólida), establecimiento de jerarquía social (competencia por espacio con sus nuevos compañeros) y separación del ambiente materno (trascurridos 21 ó 28 días de vida).

Es por ello por lo que el desafío se centra en acondicionarlos de forma rápida para evitar pérdida de peso y deshidratación.
El principal objetivo que perseguimos es lograr que el destete sea un PROCESO armónico y NO un evento, evitando los cambios bruscos.

La edad y el peso en ese momento son las dos medidas que determinarán el éxito de la recría y sobre todo el manejo a aplicar.

Podemos diferenciar dos grandes factores a tener en cuenta en esta etapa: Nutricional y Ambiental 

NUTRICIONAL

El consumo inicial define el resultado de la primera semana en recría, y la performance de la primera semana define el éxito de la recría.

Alimento:

La velocidad de consumo en la primera semana de estadía va a estar ligada a las acciones llevadas a cabo en pre-destete, se recomienda iniciar el proceso de transición entre el día 8/10 de vida con F0 (harina) y luego Pre-Starter (pellet) al día 12/13 de vida (maternidad) para que el animal iniciada la etapa de recría ya lo conozca.

Proveer de comederos de apoyo, los lechones lactantes están acostumbrados a comer todos al mismo tiempo por lo que es conveniente que los primeros días post-destete tengan esta posibilidad, contando con el espacio de comedero suficiente.
Primero se debe alimentar a los lechones más pequeños y luego a los más grandes, manteniendo una frecuencia de 3-6 veces/día. Con esto no solo estimulamos el consumo, sino que también nos asegurarnos que los animales siempre dispongan de alimento fresco y peleteable. Mantener siempre con buena higiene los comederos.

Agua:

Elemento sumamente necesario ya que está directamente relacionado a la capacidad de consumo de los animales, por lo cual es muy importante disponer con la calidad y la cantidad necesaria. Tiene que ser limpia y potable, las tuberías y bebederos deben estar correctamente desinfectados.

Debemos asegurarnos el acceso al agua dentro de las 24 hs.  Los lechones no tienen conocimiento del sistema de bebederos por lo que es recomendable tanto en la recepción como en la primera semana de vida proveer de agua en platos de apoyo.

Es muy importante contar con la cantidad adecuada de chupetes por corral según densidad (1 chupete cada 10 animales) como así también con los chupetes indicados para esa edad (sensibilidad).

AMBIENTAL

El manejo de las densidades es una herramienta clave. Una elevada densidad lleva a pérdidas en la performance productiva en este sector.

Diferenciar a los lechones por tamaño (cabeza-cuerpo-cola) y sexo permite un mejor desempeño y evitamos así una competencia desigual.

 

 

Temperatura:

Es importante al momento de la recepción precalentar la sala para evitar un choque térmico que provoque algún tipo de estrés en los animales. Los lechones vienen de parideras donde la temperatura es de 30-34 °C.

Tener presente que son susceptibles a las bajas temperaturas, es por ello por lo que debemos contar con un protocolo de manejo de ésta, que acompañe el crecimiento según cómo avanzan las semanas.

La temperatura de recepción de los lechones que se recomienda es de 28/29ºC y deberá descender gradualmente 2 grados por semana.

Se debe comenzar a acondicionar la sala un día antes para poder detectar un eventual desperfecto técnico.

Sanidad:

En esta etapa nos encontramos con la caída de los anticuerpos maternales, el gran desafío del reagrupamiento y el riesgo de nuevos contagios, además del estrés generado por el manejo.

Todo esto es un gran reto sanitario para el lechón, por ello para evitar y/o minimizar futuras complicaciones es importante recibir a los lechones con una sala limpia, desinfectada y seca.

¿Qué aspectos hay tener en cuenta?

  •  Disponer de un Protocolo de limpieza y desinfección:
    1. Lavado con agua de sala completa e implementos
    2. Rociar con detergente desengrasante espumógeno , la espuma tiene acceso en aquellos lugares dificiles de lavar (su formulación permite dejar las superficies más limpias, libres de incrustaciones y al mismo tiempo protegerlas de la corrosión)
    3. Enjuague con abundante agua a presión
    4. Secado y ventilación
    5. Aplicación de desinfectante de amplio espectro (vactericida, viricida, fungicida y alguicida)
  • Manejo todo adentro/todo afuera.
  • Respetar las densidades/corral.
  • Minimizar las diferencias de tamaños (tamañado inicial).
  • Realizar una correcta ventilación.
  • Respetar vacío sanitario: En un sistema de producción intensivo en flujo continuo, el tiempo de espera entre lotes debe ser igual a 48 hs. luego de haber terminado todo el proceso de desinfección.

Tanto al momento de la recepción como a diario es de suma importancia realizar un control visual cuidadoso de todos los
lechones para detectar aquellos que presenten signos visibles de no haber consumido alimento (flanco hundido) y posibles alteraciones:

• Aparato locomotor (artritis agudas o crónicas).
• Aparato digestivo (diarreas y vómitos).
• Aparato respiratorio (tos, estornudos).
• Sistema nervioso (depresión del sensorio, hipotermia).

Estos animales deben ser apartados y recibir un tratamiento diferencial hasta su recuperación. Por último, es importante llevar
registros desde el comienzo de la estadía, lo que nos permitirá analizar el desempeño de la etapa y tomar decisiones a futuro.

Como decíamos al principio:

¡¡CADA MINUTO CUENTA!!

Si somos responsables, ordenados y rutinarios a la hora de llevar adelante el protocolo de manejo y recepción del lechón, tendremos el éxito asegurado en esta etapa.

Esquema representativo de una sala de recría al momento de la recepción: