El mercado porcino en 2023 según la BCR

El mercado porcino en 2023 según la BCR

Análisis de lo sucedido en el mercado porcino de Argentina y el mundo en el 2022 y proyecciones sobre el posible desempeño de los principales indicadores de la actividad para el año 2023.

 

Los finales de año cobran una gran importancia a la hora de realizar balances. No es novedad que, en los últimos días del año, las personas tiendan a analizar lo sucedido desde el comienzo del mismo para destacar los sucesos más relevantes, para fijar los aprendizajes y diagramar los cursos de acción de cara al nuevo ciclo que comenzará. Las actividades productivas no son ajenas a esto y cobra especial interés el análisis por sectores, para vislumbrar el desempeño pasado y qué se espera para el futuro.

 

Para detallar cómo fue el desenvolvimiento del sector de carne porcina de Argentina en el 2022, podría comenzarse por analizar la producción, puesto que este es el indicador más elemental. En esta faceta, nuestro país tuvo un desempeño acorde al fuerte crecimiento que se viene dando desde principios de la década pasada. De esta forma, se estima que la producción de carne porcina alcanzó las 700.000 toneladas (res con hueso equivalente), superando en casi un 1% el registro del año pasado (695.000 tn res con hueso equivalente). En efecto, esto conllevaría que en el último lustro se haya crecido a una tasa promedio del 4,8%, mientras que la tasa para los últimos 10 años muestra un aumento anual promedio del 8%. Para el 2023 se estima un crecimiento en la producción de un 10%, producto de la incorporación de más de 12.000 madres al sistema productivo.

 

 

 

Para el año 2022, las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) afirman que se crecerá 1,4%, pasándose de 700.000 a 710.000 tn equivalente a res con hueso.

 

También puede interesarte: Perspectivas para el nuevo año: “Hay que tener los números muy claros para el 2023”

 

Otro de los indicadores de relevancia son las exportaciones, ya que la faceta exportadora ha sido uno de los principales fundamentos de la elevada dinámica del sector. Al igual que sucedió con la producción, los envíos al exterior comenzaron a representar un peso de importancia en los últimos años. El aumento de los tonelajes exportados superó las tasas de crecimiento de la producción, alcanzando alzas interanuales superiores al 40% en 3 años (2016, 2018 y 2020), con lo cual se pasó de exportar poco más de 8.000 toneladas en 2015 a 41.000 toneladas en el 2020, siendo este el máximo histórico a nivel nacional. Sin embargo, en el 2021, el sector exportador registró su primera caída desde el 2013 alcanzando las 30.000 toneladas equivalentes a res con hueso. Caída que continuó durante el 2022 de forma abrupta, apenas superando las 7.000 tn según estimaciones propias. Esto se daría principalmente por una retracción en las importaciones de carne porcina por parte de China luego de la rápida recomposición del stock de cerdos que se dio luego de que la PPA afectara notablemente al gigante asiático, como así también, a un tipo de cambio poco competitivo. A partir de estas estimaciones, Argentina estaría retrocediendo a volúmenes de exportaciones comparables a los de una década.

 

 

 

Por otra parte, para el 2023 las proyecciones para las exportaciones de carne porcina argentina resultan moderadas, similares a las de este año. Nuevamente, la recomposición del stock porcino de China es un hecho, y en 2023 según los datos del USDA el gigante asiático importaría solo 1,7 millones de toneladas equivalentes a res con hueso, retrocediendo un 0,5% respecto al 2022 y un 18,4% al 2020. Al mismo tiempo, para el 2023 no se esperan grandes variaciones en el comercio de carne de cerdo a nivel mundial, alcanzando los 9,55 millones de toneladas vs las 9,6 millones del 2022.

 

 

 

Respecto al consumo, el mercado doméstico continúa incorporando dentro de las dietas de los argentinos una mayor participación de la carne de cerdo. Históricamente, Argentina se caracterizó por ser uno de los países con mayor nivel de consumo de carne, pero tradicionalmente ésta era bovina. En los últimos años, la caída en los salarios reales y los cambios en la alimentación de los habitantes de Argentina, han llevado a máximos el consumo de carne porcina local. Tal es así que en tan solo 10 años se duplicó el consumo de dicha carne en Argentina, siendo de 726.000 tn en el 2021 mientras que en el 2011 se absorbieron internamente 350.000 toneladas de cerdo. Siguiendo esta línea, se estima que en 2022 el consumo se aproximaría a las 762.000 toneladas equivalentes a res con hueso, marcando esto un récord absoluto para el país.

 

 

 

Por último, realizando un análisis a nivel productivo, y más puntualmente los costos de la producción porcina, puede vislumbrarse que, con el último rally alcista de los valores de los granos, los valores con los que comenzará el 2023 son superiores a los que se tuvieron un año atrás. En este sentido, tomando el indicador “Mix 5 kg de maíz + 2 kg de soja”, que es una referencia de cuál debería ser el precio teórico que debería tener el capón respecto del precio de los granos en los que se basa la alimentación de los capones, y realizando las proyecciones para 2023 en base a los futuros de los granos de MATBA-ROFEX, se puede afirmar que el próximo año comienza con costos un 16% superiores medidos en dólares estadounidenses. No obstante, el promedio de las variaciones interanuales (2023 vs. 2022) arroja como resultado costos 0,6% más elevados que los registros que se obtienen para el 2022 de los precios informados por la Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio de Rosario.

 

 

 

En resumen, teniendo en cuenta el notable desarrollo del sector porcino de Argentina en los últimos años y el asentamiento que ha tenido esta carne en las dietas del país, es esperable que el mercado porcino argentino en el 2023 cuente con perspectivas positivas en cuanto a producción y consumo, así como también apuntala las expectativas a una mayor penetración en el sector de la exportación, destacando que Argentina cuenta con todas las condiciones para tener una mayor participación en el mercado internacional de la carne más consumida del mundo. No obstante, deberá tenerse en cuenta la evolución de las cotizaciones de los granos, puesto que los mismos representan cerca del 70% de los costos productivos.

 

Autores: Javier Treboux, Julio Calzada y Damian Cabrer

 

Instagram FeedPlease check your feed, the data was entered incorrectly.