Polémica en las redes por la posible instalación de granja industriales chinas en Argentina

Polémica en las redes por la posible instalación de granja industriales chinas en Argentina

Iniciada en las redes y ya recogida por varios portales, comenzó a circular una campaña en las redes que problematiza con la potencial instalación de granjas industriales chinas en Argentina a consecuencia de la expansión global de la gigantesca pero no menos vapuleada porcicultura del país asiático.

La campaña tiene como slogan “No queremos transformarnos en una factoría de cerdos para China, ni en una fábrica de nuevas pandemias”, y a la misma se han sumado artistas, activistas, periodistas y red de abogados ambientalistas quienes proponen frenar el acuerdo entre ambos países. Uno de los materiales que dispararon el debate fue el vídeo de la autora Soledad Barruti en su cuenta de Instagram. En el mismo explica de que se trata este acuerdo entre ambos países y los efectos nocivos que para ellos tendría en el suelo argentino.

También puede interesarte: Para 2026 podrían llegar inversiones chinas por hasta US$4800 millones

Fue a principios de julio donde se anunció desde Cancillería un acuerdo entre ambos países, pero consultados por la polémica generada desde Cancillería confirmaron a los medios que “aún no hay acuerdo y que se tendrán en cuenta las prevenciones planteadas y que aún no hay fecha estimada para el lanzamiento”.

Durante los meses de abril y mayo, el principal destino de las exportaciones de cerdo locales pasó a ser China, quien todavía sufre los embates de los profundos daños generados por la Peste Porcina Africana en su territorio, que la llevó a sacrificar entre 180 y 250 millones de cerdos para evitar la propagación del virus y estiman que erradicar la enfermedad les podría demandar más de 10 años.

Comentarios del sector

Días atrás Juan Uccelli, consultor del sector porcino, realizó una proyección de inversión con dos escenarios, uno “moderado” y otro “potencial”. “En el primer caso, que denominaremos moderado, hay un crecimiento anual de 60.000 madres por año durante 4 años, llegando a 240.000 madres productivas, momento en que se estabiliza en el tiempo”, indicó. En este caso, la inversión china ascendería a unos US$2400 millones.

En este escenario, para 2026 la Argentina tendría propias 540.000 madres en producción (hoy reúne unas 395.000) mientras que las inversiones chinas 240.000 madres. En cuanto a la producción estimada, la Argentina saltaría de las 750.000 toneladas actuales a más de un millón de toneladas propias, mientras que el proyecto chino haría en el país más de 720.000 toneladas.

En el otro escenario, que considera “potencial”, Uccelli indica que “consiste en un crecimiento los dos primeros años de 60.000 madres, los años tercero y cuarto un crecimiento de 80.000 madres y los años quinto y sexto un crecimiento de 100.000 madres”.

Bajo esta proyección, para 2026 las inversiones chinas tendrían en el país 480.000 madres en producción. Además, según la estimación, ahí la producción china sería de 1,4 millones de toneladas, más que la producción propia de las inversiones argentinas. Poner en producción esa cantidad de madres representaría inversiones chinas por casi 4800 millones de dólares, según Uccelli.

Para Uccelli, más allá de las proyecciones, hay dos problemas que podrían generar un perjuicio a la producción local de no tomarse decisiones correctas.

“El primer problema es el ingreso de materia genético desde el exterior. Es una tentación que podría presentarse ante el apuro de las inversiones y el monto de las mismas. La legislación existente de aplicación por parte del Senasa, organismo rector en la temática, es muy clara y exige que el ingreso de material genético desde países con PRRS (Sindrome Respiratorio Reproductivo Porcino, enfermedad presente en China y otros países pero no en la Argentina) sea por avión y de forma exclusiva por el Lazareto Buenos Aires.

En cuanto al segundo problema, para Uccelli puede venir por el lado de que el destino exclusivo de la producción del proyecto chino es para la exportación a dicho país. Toda esa producción china se exportaría a ese mercado y la Argentina sería el quinto exportador mundial de carne de cerdo. Sobre este punto en el último webinar de Infopork sobre el nuevo virus de influenza, Lisandro Culasso (Presidente de la AAPP) hizo algunas declaraciones aclarando que “en el caso de que se den, el destino es la exportación ya que el mercado interno no soportaría semejante volumen de producción”. Culasso también dejó claro que el sector es más que consientes de los riesgos que acarrearía esta “China dependencia” y es por ello que hay otros mercados en vista donde colocar la producción nacional.

Redacción Infopork