¿Qué podemos decir del nuevo virus de influenza G4EA H1N1 descripto en cerdos?

¿Qué podemos decir del nuevo virus de influenza G4EA H1N1 descripto en cerdos?

Arnaldo Ambrogi
Profesor emérito UNRC
MSc Salud y Producción Porcina

Este nuevo virus de la Influenza tipo A (VIA) se lo define como genotipo 4 (G4) similar al aviar euroasian (EA) H1N1 ha sido descripto por investigadores chinos en una publicación de abril de 2020 en el Proceeding of the National Academy of Science de EEUU.

Lo más importante para empezar es que el trabajo advierte que es una comunicación para señalar que este nuevo virus podría provocar una pandemia en algún momento, no se sabe cuando, como se ha descripto para varios virus incluyendo el ahora famoso Covic19 y tantos otros. A mi entender, los investigadores chino quieren señalar que ellos están haciendo monitoreos permanentes sobre posibles patógenos zoonóticos, en especial sobre el virus de la influenza A (VIA) que es reconocido por producir pandemias y de esta manera indicar una metodología de trabajo que bien podría hacerse en otros países, como puede ser Argentina y de esta forma evitar la propagación del agente y la enfermedad con un alerta temprano.

En el trabajo se indica, que China viene realizando monitoreos permanentes del Virus de la Inflenza Porcina (VIP) en cerdos, pues se conoce que desde 1979 los VI EA H1N1 circulan por varios países del mundo afectando a los humanos. Tomando como base un trabajo de 2016 publicado en el mismo proceeding, donde se describe que de 228 aislamientos de VIP de 36.417 hisopados de cerdos, 139 cepas pertenecen al linaje de los VI EA H1N1. Lo que señalan los autores de la publicación de este año y que ha tomado estado público, es que encontraron un EA H1N1 con genes del de la pandemia de 2009 y una triple recombinación al que denominaron G4EA H1N1 y que está circulando desde 2016 en los cerdos de China, con aumento de la incidencia.

También puede interesarte: Nuevo virus con “potencial pandémico” ¿De qué se trata?

En relación al hombre, indicaron que en frigoríficos de cerdos, el 10,4% de los trabajadores entre 18 y 65 años de edad tenían anticuerpos por la técnica de IH y que si solo se tenían en cuenta los de 18 y 35 años de edad el 20,5% fue positivo. Por otro lado se encontró en la población, que en niños menores de 10 años el 3,6% , en adultos el 0% y 13,4% en adultos mayores a 60 años tenían anticuerpos neutralizantes contra una cepa de EA H1N1, pero distinta a la G4. Indicando una mayor susceptibilidad en jóvenes.

Los VI EA pueden clasificarse según la reacción por la técnica de HI en A y B. El EA G1 de la pandemia 2009 pertenece al grupo A y el EA G4 pertenece al B. Antisueros contra el VIA de la pandemia de 2009, que contiene las vacunas, reacciona con títulos de 1/160 a 1/320 contra los determinantes antigénicos del grupo A, mientras que contra el grupo B, al que pertenece este nuevo virus, los sueros reaccionan con títulos iguales o inferiores a 1/40. Lo cual permitió demostrar en estudios posteriores que al menos 135 diferencias existen entre los componentes del determinante antigénico del H1 entre los de la epidemia de 2009 y el actual. Lo que en principio hace suponer que puede no existir inmunidad cruzada entre estos virus y que una nueva vacuna debería desarrollarse. Debemos recordar que los títulos de anticuerpos contra la glicoproteína H (hemoaglutinina) no son necesariamente neutralizantes.

Para finalizar, como hemos señalado en nuestro libro Enfermedades y patologías de los porcinas (Ambrogi, A. et al. 1ª edición UniRio Editora. 2017), el VI tiene alto grado de mutación y recombinación en infecciones inter especies, principalmente aves-humanos-cerdos. Así el VI de la gripe porcina, afectaba a los cerdos pero provenía probablemente del humano y la famosa Gripe Española provenía de EE.UU y no de España. Varios VI de las aves pasaron al humano y este nuevo virus podría tener su origen en el cerdo.

Esto lleva a que quienes nos dedicamos a sanidad porcina pongamos atención. Hasta el presente solo en algunas granjas chinas se ha encontrado el virus y una baja proporción de personas fueron infectadas principalmente jóvenes. También se ha señalado que este genotipo puede afectar varias células en especial de la traquea y bronquios en algunas especies animales con receptores celular similares alos del hombre.

Ahora que hemos demostrado que la ciencia nacional puede desarrollar kit de diagnóstico, como sector de la producción Argentina, deberíamos mostrar que estamos interesados económica y productivamente en mantener a nuestros cerdos libre de patógenos que puedan afectar el comercio nacional e internacional.

Desde mi punto de vista, sigo insistiendo con la necesidad que el sector de la producción porcina tenga un foro, grupo o como quiera llamarse, que mantenga al sector informado sobre aquellos patógenos de importancia en la salud y la economía, que pueda interactuar con el SENASA y de esta forma prevenir la presencia o difusión de los mismos.