Menú Cerrar

Un nuevo cluster apuesta por la genética

Actualmente, la carne porcina es la de mayor consumo a nivel mundial, a diferencia de la Argentina donde su consumo se encuentra por debajo del promedio de la carne bovina o aviar. Sin embargo, la coyuntura económica indica que el consumo dará un empuje positivo y aumento considerable dando que la sociedad no compra carne vacuna a precios desmedidos o bien prefiere variar su alimentación.

También puede interesar: El virus de la PPA puede sobrevivir a 30 días de viaje transoceánico

Con viento a favor, a este escenario se suma el anuncio de las últimas aperturas de mercado chico para las carnes porcinas argentinas. Entonces se renuevan las expectativas del mercado y, por lo tanto, los porcicultores buscarán alcanzar dicha demanda. Por eso es clave la misión propuesta por el reciente clúster porcino del oeste bonaerense, que nuclea a toda la cadena porcina de los partidos Pellegrini, Salliqueló y Tres Lomas, será ideal para definir estrategias de mejora competitiva y lograr productos de alto valor agregado reconocidos por el mercado.

Este clúster porcino del oeste comprende tres localidades de Buenos Aires y es posible por la inversión de $4.782.000 que destinó el Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires, a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para promover el agregado de valor a la zona y definir de estrategias de mejora competitiva en la etapa inicial. Los pequeños productores no quieren quedarse atrás, así que buscan ser entrenados para mejorar los niveles de producción y de genética. Hasta el momento, los actores que intervienen en el clúster están al alrededor de 60 a 75 productores que se dedican a producir y vender.

Este clúster integra a todos los actores: productores primarios, casas de insumos, aquellos productores que se dedican a la transformación de la carne porcina e instituciones que se vinculan con el sector. Como el pequeño productor no logra llenar una jaula de capones sólo, ahora tiene el beneficio de juntarse con otro productor para llenar una jaula entera. “La idea comenzó cuando vimos en la zona un conglomerado de productores que tenían expertiz, pero no estaban del todo aprovechados. Los juntamos para promocionar a nivel regional: los entrenamos para armar una denominación de origen todo lo que salga del clúster y sirva para comercializar y agregar más valor agregado”, indicó Leticia Batiata, Directora de Nuevos Proyectos y Oportunidades Provinciales

El sentido es que los porcicultores que se dedican la producción de capón sigan esa línea, pero de manera más eficiente. En todas las etapas productivas del clúster se implementan sistemas de aseguramiento de la inocuidad tales como las Buenas Prácticas Agrícolas, Procedimientos Operativos Estandarizados de Sanidad y Análisis de peligros y puntos críticos de control. “El gran objetivo es mejorar la genética para que la eficiencia de conversión del alimento carne aumente. Aquellos que se dedican a la producción de lechón, que lo venden a los acopiadores y a los que hacen el ciclo completo. Siempre hay que mantener el nivel de destete y que el productor chico no baje de los 10 lechones por parto como aquel que hace ciclo completo no baje de los 14 lechones por parto”, enfatizó Batiata.

Fuente: supercampo.perfil.com

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme