Salta: se diversificaron sus hábitos de consumo de carnes

Salta: se diversificaron sus hábitos de consumo de carnes

Hace unas semanas se difundió que el consumo de carne vacuna en el país registra su nivel más bajo en 40 años. En Salta, los comerciantes notan un cambio en los hábitos de consumo: los clientes se están volcando a nuevos productos en reemplazo de la vaca.

 

En un informe presentado por el periodista Guillermo López, para Cadena 3, se publicó que según las estadísticas del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), cada argentino consume un promedio de 50 kilos de carne vacuna por año, mientras que a fines de los años 70 el consumo era de 90 kg.

 

“No es que la gente dejó de consumir carnes, sino que fue diversificando las opciones. Sí, ahora se consume menos vacas, pero aumentó mucho la venta de pollos y, especialmente, la de cerdo. Esta última opción es muy versátil y se puede cocinar a la parrilla, al horno y la plancha. El precio y el rendimiento es muy bueno. Entonces, todos siguen consumiendo proteínas , pero de diferentes carnes”, dijo una empleada de una sucursal del sur de una gran cadena frigorífica.

 

También puede interesarte:El valor de los cortes de cerdo se equipara con el de la carne vacuna

 

“El consumo de pollo ha tomado una preponderancia muy grande, de alrededor de 45 o 47 kilos por habitante por año. El cerdo también, con un promedio de consumo de 17 kilos”, estimaron los informes nacionales y en Salta la tendencia se replica.

 

El kilo de costilla de un cerdo pequeño, muy buena carne para tirar a la parrilla, cuesta entre 300 y 340 pesos el kilo. Una costilla de novillo buena y tierna va desde los 500 a 550 pesos. Hay al menos 200 buenas razones por kilo para ir modificando las preferencias culinarias.

 

Los carniceros advierten que los precios para lo que resta del año irán subiendo indefectiblemente. Casi como una tradición, llegan las fiestas de fin de año y con ellas los aumentos de precios. Dicen que hay razones variadas pero que muchas circulan en torno a los aumentos de los precios internacionales del trigo y la soja.

 

Aunque parezca muy lejano, los productores alimentan a sus animales con estos granos, por lo que los costos están subiendo en dólares. El otro dato incuestionable es que, en plena pandemia, aumentaron el doble las exportaciones de cerdo por lo que se está acabando el stock. Esos dos indicadores anuncian que se repite el pronóstico histórico de las altas subas de fin de año.

 

Fuente: www.eltribuno.com