Menú Cerrar

Ración en forma de mini-pelet vs ración en forma de harina: ¿Cual presentación será mejor para lechones de 21 a 41 días de vida?

Autor: Lescano, D  ; Arrieta, J ; Mirada, M ; Felicioni, E Bersia, A – Arrospide, S; Cáncer, JL; Silveyra, C; Peralta, D; Zabala

BIOFARMA Y GRANJA PACUCA

Introducción

Procesar un alimento significa un conjunto de operaciones necesarias para obtener el máximo potencial nutricional de un alimento. El costo de producción es muy dependiente del costo de alimentación, por lo tanto, lograr la máxima eficiencia en esta área tiene que ser uno de los objetivos principales de una empresa.

El proceso de peletización implica tratamiento por calor y presión lo que genera cambios en la estructura de algunos nutrientes tales como el almidón, proteína y grasas. Como consecuencia la densidad del alimento será mayor y existen evidencias que ocurre un aumento de la palatabilidad y digestibilidad de los nutrientes. Desde el punto de vista de la inocuidad el procesamiento térmico puede colaborar en la reducción de microrganismos tales como bacterias y hongos.

También puede interesarte: A mayor frecuencia de limpieza de estiércol, menos emisiones

El objetivo del presente estudio fue evaluar el desempeño productivo de los animales, luego del consumo de alimentos con diferentes formas físicas en su presentación, siendo estos alimentos minipeleteados vs alimentos en harina en lechones de 21 a 41 días de vida en una granja comercial de Argentina.

Material y métodos

Un ensayo fue realizado en las instalaciones de la granja Pacuca, en la ciudad de Roque Pérez de la provincia de Buenos Aires – Argentina de 6500 cerdas productivas.

En el sector de recría 2184 lechones (AGPIC 1050 x AGPIC 337) fueron distribuidos al azar en 2 tratamientos (T1 = Ración mini-pelet; T2 = Ración en harina) con 14 repeticiones cada uno. Los animales fueron destetados con 5,57 kg a los 21 días de edad y la duración del período experimental fue de 20 días.

Se utilizaron 2 fases (Fase 1 = 12 días de consumo, Fase 2 = 8 días de consumo) administradas a voluntad y registrados diariamente para el cálculo de consumo de ración por repetición. Los animales fueron pesados al destete, a los 12 y 20 días luego de ingresados a la recría para el cálculo de ganancia de peso diaria y conversión alimenticia de cada una de las etapas. La fórmula de cada ración utilizada fue exactamente igual siendo la única diferencia la forma física de presentación.

Los principales parámetros tales como peso final por lechón, consumo de ración diaria CRD, ganancia de peso diario GPD y conversión de alimenticia CA fueron sometidas a análisis de varianza (ANAVA) siendo considerada diferencia estadística significativa valor de P <0,05. El peso de los lechones al destete fue utilizado como co-variable. Para los análisis se utilizó el sistema de análisis estadísticos INFOSTAT® desarrollado por la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

Resultados y discusión

En la tabla N°1 se presentan los valores de peso uncial, peso final, consumo de ración diaria (CRD), ganancia de peso diaria (GPD) y conversión alimenticia (CA) para lechones alimentados en el período de 21 a 33 días de vida.

 

En la tabla N°2 se presentan los valores de peso uncial, peso final, consumo de ración diaria (CRD), ganancia de peso diaria (GPD) y conversión alimenticia (CA) para lechones alimentados en el período de 21 a 41 días de vida.

En el presente ensayo fue observada mejora estadística significativa para los parámetros peso final (P=0,0001), GPT (P=0,0001), GPD (P=0,0001) y CA (P=0,0001) en cada una de las fases analizadas cuando los animales fueron alimentados con raciones en forma de minipellet.

Cuando analizamos el periodo general de 21 a 41 días de vida observamos en términos porcentuales que los animales que recibieron alimento en forma de harina fueron 7,94% mas livianos, 16,93% menor ganancia de peso diaria y consecuentemente 16,99% peor conversión alimenticia comparados al grupo de lechones que había sido alimentado con raciones en forma de minipellet.

Los motivos por los cuales los lechones alimentados con raciones en forma de minipellet fueron mas pesados pueden resumirse en que seguramente logran un mayor consumo de ración real, es decir el alimento en forma de minipellet desaparecido de los comederos es ingerido por los lechones en cambio una gran proporción del alimento en forma de harina desaparecido de los comederos puede haber sido desperdiciado principalmente en la fase de 21 a 31 días de vida en donde los animales aun mantienen una marcada conducta exploratoria ocasionando la perdida del alimento. Otro punto importante a considerar es que el proceso térmico que sufren los ingredientes de los minipelet aumentaría la disponibilidad de los nutrientes, de esta manera los lechones pueden maximizar el potencial de crecimiento.

En los siguientes gráficos se presentan los valores de peso final a los 41 días de vida y la conversión alimenticia en el periodo general de 21 a 41 para ambos grupos.

Conclusiones

Podemos concluir que el uso de alimentos en forma de minipellet desde los 21 a 41 días de vida permite mejorar el desempeño zootécnico y consecuentemente el beneficio económico de los animales.

 

Comparte esto..

Deja un comentario