Menú Cerrar

Desalentador panorama económico

En una nueva entrega del Informe económico de la marcha de la Argentina, Carlos Seggiaro advierte que según el panorama presentado este lunes por el Ministro Lacunza se plantea un escenario ciertamente muy discreto en términos de recuperación productiva. El análisis hace referencia a la presentación del Presupuesto Nacional para el 2020, que prevé una expansión del 1% en el nivel de actividad económica, medido a través del PBI.

También puede interesarte: Fuerte suba de las exportaciones en los primeros siete meses de 2019

“En relación a este indicador hay que destacar que el PBI de la Argentina cayó un 3% en el 2018 y que este año podría caer un 3% adicionalmente, lo cual en dos años plantea una caída acumulada de 6 puntos. Si el año que viene la actividad aumentara un 1%, sólo estaríamos recuperando uno de los seis puntos que se perdieron en los dos años anteriores. No todas las consultoras y organismos Internacionales coinciden con el diagnóstico de Lacunza. Desde Econviews, que dirige Miguel Kiguel, por ejemplo, prevén una contracción del 1% en el 2020. Camilo Tiscornia, de C&T, pronostica también una caída, pero del 2%. En Ecolatina, vinculada a Lavagna, estiman una caída del 1,9%. ¿Todos son pronósticos negativos? Nuestra visión es que, lo más probable, es que el 2020 termine con una resultado positivo en el desempeño del PBI, tal vez en torno al 1%, como expresa Lacunza. Sin embargo, un pronóstico del 1% no deja de ser preocupante, ya que expresa la convicción de que la reactivación del sistema productivo será lenta, por más que la voluntad política del próximo Gobierno le de prioridad a la recuperación del consumo interno. El gráfico que acompaña a esta nota, muestra que, en términos de actividad económica, la Argentina viene transitando por la banquina prácticamente desde el año 2012. En ese contexto, todo indica que la fuerte caída verificada en los dos últimos años no podrá revertirse fácilmente en el 2020. La magia en Economía no existe”, señala el informe.

TARIFAS Y COMBUSTIBLES – LO QUE CABE ESPERAR

El tipo de cambio “real” de dólar estaría atrasado en relación al valor de los combustibles en el mercado internacional. Este defasaje deberá esperar, según recalca el informe de Seggiaro, en virtud del acuerdo está vigente un virtual congelamiento de precios, que dispuso el Gobierno Nacional, que vence el próximo 13 de noviembre, tras las elecciones presidenciales.

“Un problema adicional a considerar radica en que la actual distorsión ya está generando complicaciones parciales de abastecimiento en algunos lugares, especialmente en las llamadas Estaciones Blancas. Por ahora, el Gobierno dispuso un subsidio para las empresas productoras de petróleo por $ 1.700 millones, en compensación por el congelamiento de precios dispuesto por Mauricio Macri en agosto. Pero los reclamos continúan. Ahora bien: ¿Qué pasará el 12 de noviembre? ¿Convalidará el Gobierno el ajuste de los precios, o tratará de compensar con un subsidio adicional, para no afectar la actividad económica y el índice de inflación? Aunque la situación internacional vuelva progresivamente a la normalidad, el congelamiento vigente está basado en un tipo de cambio claramente atrasado, lo cual explica el planteo de las empresas para recomponer los precios. ¿Y qué actitud tomará el próximo Gobierno sobre este tema? El candidato Alberto Fernández ha expresado que quiere desdolarizar las tarifas en general, y que en el caso de los combustibles en particular, se pretende volver al esquema anterior de regular los precios con un subsidio que asegure la rentabilidad de las empresas, pero que a la vez proteja el mercado interno. Un tema ciertamente delicado, sobre el que no abundan las definiciones concretas”, señala el informe.

En cuanto a los mercados agropecuarios, señala que el aumento el los precios se deben a)- Se produjeron desde la semana pasada algunas señales de descompresión en el ya “insufrible” conflicto comercial entre China y Estados Unidos, a partir del cual se espera un reinicio de las compras desde el país asiático. b)- El inesperado aumento en el precio del barril de petróleo, tras los atentados en Arabia Saudita, pone nuevamente en el radar el rol de los granos como complemento de la oferta de combustibles, tanto en biodiesel como en etanol.

Se estima además que  de manera progresiva se producirán  pérdidas de rendimiento en los cultivos de Estados Unidos.

En cuanto al mercado de carnes,  la Argentina continúa firme la presión desde la exportación, con un mercado interno que continúa muy golpeado por la pérdida de poder adquisitivo de amplias franjas de la población. “Como consecuencia de esto, los frigoríficos están jugados claramente hacia la exportación, mirando una película de creciente tensión en el mercado internacional de proteína animal, como consecuencia de la peste porcina en China y otros países del Sudeste de Asia. En ese contexto, sin embargo, Ignacio Iriarte destaca que: “El perfil de la faena de los últimos meses ratificaría la idea de que hoy en día está cayendo el stock nacional de vacas y vaquillonas y estaría creciendo el número de terneros, terneras y novillitos en el campo. Eso daría un balance total casi neutro con respecto a la última medición, que a marzo último dio 53,95 millones de cabezas”.

 

Comparte esto..

Deja un comentario

Por favor Ingresar para comentar
  Suscribirse  
Notificarme