Pandemia y la actividad porcina: Recomendaciones del INTA

Pandemia y la actividad porcina: Recomendaciones del INTA

El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote del nuevo Coronavirus como una “Pandemia”, es decir, una epidemia que ocurre en una zona extensa (varios países o continentes) y suele afectar a una parte considerable de la población. Ante esta situación, el Gobierno Nacional dispuso medidas para asegurar el cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, en el que quedan exceptuadas las actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria.

También te puede interesar: Como afecta el Covid-19 a los mercados internacionales de cerdo

Esta condición pone a los productores ante el desafío de desarrollar estas tareas cumpliendo todas las pautas indicadas por el Ministerio de Salud de la Nación para resguardar a la población y evitar el contagio.

En este sentido, los especialistas del INTA, Med. Vet. Ariel Cogo de la AER Luján (Buenos Aires) e Ing. Zoot. Ruth Macedo de la AER Monteros (Tucumán), brindan una serie de recomendaciones para llevar adelante la actividad porcina en el país en este contexto.

La primera sugerencia es para las personas que pertenecen a un grupo de riesgo  y necesitan atender la granja. En ese caso, la indicación es permanecer en el lugar y no trasladarse todos los días para minimizar la circulación.

  • En cuanto al manejo dentro de la granja:
  • Extreme las medidas de orden e higiene general y personal.
  • Evite el ingreso de personas ajenas.
  • No comparta mate, cubiertos ni objetos personales.
  • Use ropa exclusiva para trabajar.
  • Respete la distancia social de 2 metros.
  • Estornude y tosa en el revés del codo.
  • Lave sus manos frecuentemente con abundante jabón.

En el contacto con los proveedores:

  • Planifique las compras, realizando una revisión del stock de alimentos y medicamentos críticos para abastecerse por 1 mes.
  • Evite contactos, haciendo el pedido, recibimiento de la mercadería y pago a su proveedor habitual sin tomar contacto físico, en lo posible.
  • Desinfecte todos los embalajes finales de los productos. Los primarios y secundarios (cajas y envoltorios) incinérelos.
  • Durante el proceso de venta de los cerdos:
  • Realice los trámites correspondientes ante SENASA (Documento de Tránsito electrónico – DT e) por internet. Recuerde que para un agricultor familiar registrado con RENAF y RENSPA, este trámite es gratuito.
  • Evite cualquier contacto innecesario entre personas durante las maniobras de carga y descarga, pago, entrega, etc.
  • Desinfecte toda superficie que toquen las personas: volante, manijas, picaportes, herramientas, etc.

Al finalizar la actividad:

  • Deje la ropa de trabajo en la granja o fuera de la casa.
  • Lave lo que pueda: ropa, calzado tipo croc, etc.
  • Lo que no pueda lavar, desinfecte con alcohol o cloro: calzados, lentes, volante del vehículo, picaportes, manijas, bolsos, mochilas, teléfonos, billeteras, etc.

“Por último, recuerde que a pesar de que este virus no se trasmite a los animales ni ellos pueden contagiarnos a nosotros (zoonosis), debemos tomar estas precauciones con el objetivo de cuidar la salud de todos: los productores, sus familias y las personas que trabajan en el medio rural”, destacaron los extensionistas del INTA.

Fuente: masproduccion.com